Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Juanito: "La Titan me ha dejado el culo como un bebedero de patos"

Marca Marca 20/05/2014 marca.com

Cansado, pero contento. Han pasado poco más de dos semanas desde que finalizó la Titan Desert, pero Juanito Oiarzabal (Vitoria, 1956) sigue recuperándose de todo lo que ha sufrido en el desierto. "Estoy contento por haberla terminado, pero es cierto que me ha dejado el culo como un bebedero de patos", asegura el vasco en declaraciones a MARCA.com.

Titan Desert / Cuenta su experiencia en el desierto © Titan Desert / Cuenta su experiencia en el desierto Titan Desert / Cuenta su experiencia en el desierto

El reto comenzó por un 'pique' entre amigos. "Me llamó Roberto Palomar para que participase, lo hablamos entre unos cuantos entre los que estaba Joseba Beloki. Varios se rajaron y yo lo intenté también, pero al final su insistencia hizo que me animara y allí acabé", expone alguien cuyo único reto era "terminar la prueba".

Oiarzabal se muestra orgulloso de su rendimiento pese a haber sido antepenúltimo: "La cosa era llegar hasta al final. Creo que tiene mérito, porque se retiraron cerca de cien personas. Hay dos tipos de carrera, para los que van a ganar -que circulan a una velocidad espectacular- y los que fuimos a terminarla, que pienso que también tenemos que ser reconocidos por lo complicado que es".

Con ganas de más
Según el alavés, lo experimentado allí no tiene nada que ver con ascender un 8.000 metros. "Lo dije antes de hacerla, pero ciertamente no son nada parecidos. Este deporte es muy exigente, muy duro, también la montaña, pero de otra forma. Lo bueno que yo tengo es la cabeza, que me permite aguantar en la batalla", recuerda alguien que completó en la Titan seis etapas en las que, en algunas, estuvo pedaleando "durante 10 larguísimas horas".

Para él, lo mejor fue "el propio evento en sí. La organización que tienen, la coordinación que había para todo. Flipamos con lo que había allí. Dormir todos los días en una buena cama con sábanas limpias es una gozada. Fue de notable alto o sobresaliente", apunta. Lo negativo se queda en la parte de atrás. "Sin duda el dolor de culo. Tuve que hacer las dos últimas etapas levantado del sillín, no podía sentarme. Si no hubiese sido por ese tremendo dolor hubiera disfrutado más si cabe", se lamenta mientras advierte que todavía tiene nuevos retos con los que sorprendernos este año. "La crisis no ayuda, pero no creo que me puedan parar. Pronto estaré dando guerra".

En Twitter @nacholabarga

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon