Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Karabatic: "Voy a recordar esto toda mi vida"

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 01/05/2014 Lluís Carles Pérez
© Image MundoDeportivo.com

Hay detalles espontáneos que dicen mucho más que mil palabras. Once de la noche del martes. Hace una hora que ha acabado el Barça-Juanfersa de Liga, pero Nikola Karabatic, que ha visto el partido desde el palco al tener descanso, aún está entre amigos en la sala VIP del Palau. Los empleados le preparan una salida tranquila al observar que fuera todavía hay gente esperándole, pero el francés les dice: "No, no, es igual". Abre la puerta tan pancho y su presencia destapa la alegría de los pacientes padres y chavales. Y allí se queda él firmando autógrafos, tan feliz.

Esa cercanía engrandece a cualquier persona, más tratándose de la mayor estrella del balonmano mundial. Karabatic se ha ganado a la gente en Barcelona igual que la afición se ha rendido a su categoría deportiva y personal. "Lo más importante es la humildad y el respeto hacia la gente. Para mí lo normal es la humildad. Cuando era joven no me gustaba ver a jugadores muy chulos que se comportaban mal o firmaban autógrafos con desgana. Yo siempre intento ser muy humilde, sólo así puedes comportarte bien, normal", destaca Niko como valor natural.

Karabatic alucinó con la atmósfera del sábado pasado en el Palau, cuando 7.000 seguidores les llevó en volandas a levantar siete goles en contra. "No he vivido muchos ambientes así en mi vida. Voy a recordar este momento toda mi vida. Era difícil porque el Rhein-Neckar tiene un equipazo. Lograrlo con este ambiente y esta comunión con la gente ha sido un gran momento de mi vida deportiva".

Mucha presión

El francés se marcó un partidazo para el recuerdo. "El Barça también me fichó para ganar partidos así y la Champions. Tenía mucha presión y quería jugar bien para el equipo. Si hubiésemos quedado eliminados, habría sido un fracaso para mí. Yo estaba muy motivado y estoy muy feliz de que lo lográsemos entre todos. Tenemos jugadores de tanto nivel que aquí todos somos líderes. Yo intentoser un líder, pero más por mi comportamiento para demostrar a los demás que pueden confiar en mí".

Niko se levantó una y otra vez a pesar de la dureza del rival. "Yo también di algunas hostias", sonríe. "Pero en balonmano hay este contacto físico que no existe en otros deportes. Es así, lo que gusta también a la gente. El Rhein-Neckar jugó muy agresivo en la ida, nos pegaron mucho. Nosotros no jugamos bien, pero no bajamos los brazos y eso hizo también que pudiésemos remontar en la vuelta. Sabíamos que, si queríamos pasar, teníamos que estar muy duros en defensa y contraatacar", dice el central, que alaba al Flensburg, el rival de semifinales.

"Cuando llegas a la Final Four sabes que vas a jugar contra uno de los mejores equipos del mundo. Kiel, Veszprem o Flensburg son casi del mismo nivel. Quizás el Flensburg no tiene el mismo palmarés, pero ves cómo juegan, sus victorias y te das cuenta de que pueden ganar a todo el mundo".

Niko aspira a su tercera Champions tras triunfar con el Montpellier (2003) y el Kiel (2007). "Para mí lo único importante es ganar la Champions con el Barça. Quiero ganar la Champions con este club y este equipo. Me siento tan bien en el club y el equipo, me han aceptado tan bien, que quiero dar todo lo que puedo para ganarla. Sólo es eso lo que me motiva", concluye

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon