Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Keylor Navas salva el proyecto de Benítez en el derbi

Goal.com Goal.com 05/10/2015 Alberto Piñero
Volver a reproducir vídeo

Valiente Rafa Benítez. En la previa del derbi no dio ni una sola pista del once probable en el Vicente Calderón. Lógico. Se estaba guardando algo bajo la manga: Casemiro. Se reforzaba en el centro del campo, como parecía más natural ante todo un Atlético. No lo hizo con Mateo Kovacic sino con el brasileño, que dejó bien a su entrenador. Y pensarán, ¿por qué valiente, si metió a un pivote defensivo en lugar de a un ‘tocón’ en la medular? Pues precisamente por eso, porque en el banquillo estaban Gareth Bale y Mateo Kovacic: el ojito derecho del presidente, y la única petición del técnico satisfecha este verano en el mercado de fichajes. Tener ese ataque de entrenador en cualquier otro partido puede pasar… En un derbi, es una decisión que no todos los técnicos que han pasado por ese mismo banquillo se atrevieron a tomar. Sonaba lógico reservar a Gareth Bale. Pero no siempre lo natural es lo que sucede en este club. Benítez salió triunfador así, con un revulsivo de 100 millones de euros. No en el resultado final –aunque Casemiro fue de lo mejor en el bando blanco-, pero se ganó crédito y respeto con su apuesta personal.

Keylor Navas fue el otro gran triunfador fulminando al fantasma de De Gea justo en la que fuera su casa. Este iba a ser el derbi del meta español, aquel en el que se reencontraría con su ex equipo vistiendo la camiseta del máximo rival. Sin embargo, De Gea sigue haciendo las delicias de los seguidores del Manchester United, mientras Keylor Navas tenía que enfrentarse a su segundo examen serio de la temporada tras haber encajado cuatro goles en dos derbis el año pasado. Y el examen, cómo no, lo sacó con nota: parándole un penalti a Antoine Griezmann justo en el momento más tenso del partido. Su segunda pena máxima detenida en ocho partidos. No está nada mal. Luego lo coronó con un despeje a Jackson Martínez cuando el Atlético apretaba con el 1-1 en los minutos finales. Todo un coloso.

Nuevo proyecto, viejos vicios

Alabando los arrestos de Rafa Benítez, es de justicia decir que este equipo todavía no tiene un estilo propio definido. Ni se acerca. Más bien, al contrario: está heredando algunos vicios del pasado, incluso. No obstante, Rafa Benítez parece haberse abonado al sistema ‘ancelottiano’ de defender con un 4-4-2 y atacar con un 4-3-3, quién sabe si por convicción propia o por pura inercia, al comprobar que es más complicado de lo que parecía hacer defender con ahínco a todos los atacantes blancos. Y precisamente por ahí, en la segunda parte, el Real Madrid empezó a partirse por momentos en el centro del campo. Defienden los mismos de siempre, y esperan los contraataques los mismos de siempre. La diferencia con respecto al año pasado para no salir goleados es que esta vez emergió en la galleta central un coloso como Casemiro, dirigiendo todo el tráfico que le llegaba alrededor. Administrando el propio en ataque, y cortando el ajeno en defensa, se entiende. Él y sólo él le dio al equipo la robustez que hacía falta en un partido tan necesario como éste. Y aun así fue insuficiente ante un Atlético de medio pelo.

Al Atlético le falta colmillo. Si el derbi terminó en tablas fue en buena medida porque Arbeloa estaba en el campo. El Real Madrid no estaba haciendo gran cosa para merecer la victoria, cada vez menos, según pasaban los minutos. Pero ahí estaba el ‘17’ para brindarle una ocasión a un moribundo Atlético al que hasta sus propios aficionados le andaban pidiendo ‘huevos’. Acabaron encerrando al equipo blanco al final. Se puede decir que hasta el resultado fue justo con el Real Madrid, gracias a Arbeloa. No tanto por el desempeño del Atlético en el Vicente Calderón, que fue muy pobre, como por los pocos méritos que se ganó para sí este Real Madrid. El proyecto blanco no termina de arrancar, y este derbi debe servir para poner de manifiesto lo mucho que les queda aún por recorrer.

MÁS EN MSN

-A Carmena no le gusta el fútbol... y a Benítez, tampoco

-Este Real Madrid no divierte

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon