Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Keylor y Casemiro, un castillo de naipes

SPORTYOU SPORTYOU 11/03/2016 David de la Peña
Keylor y Casemiro, un castillo de naipes © Getty Images Keylor y Casemiro, un castillo de naipes

Que el Real Madrid esté en cuartos de final de la Liga de Campeones depende de varios factores, pero sin lugar a dudas uno de ellos es el fantástico rendimiento de Keylor Navas. El equipo blanco permitió que la Roma cogiese varias veces la espalda de su defensa, y ahí el portero costarricense es un autentico especialista achicando espacios y obligando al delantero a tirarle la pelota al cuerpo o enviarla fuera. Su potencia en las piernas y su determinación para salir le convierten en uno de los mejores metas del mundo para controlar ese tipo de situaciones, y su agilidad y técnica también le hacen uno de los más destacados del planeta debajo de la portería.

Casemiro, sin tener un papel tan determinante, también sumó en el choque disputado en el Santiago Bernabéu frente al equipo italiano. El brasileño jugó en el rol habitual de Toni Kroos, y dejó varias acciones defensivas decisivas gracias a su potencia, velocidad para recuperar la posición, y técnica para meter la pierna. El Real Madrid no terminó de hacerse con el control del partido y el hecho de permitir un choque de ida y vuelta convirtió al brasileño en una pieza importante para que la Roma no encontrase -todavía más- situaciones de mano a mano frente a Keylor Navas.

En pleno mes de marzo hay una cuestión que parece evidente: Casemiro y Keylor Navas son dos piezas muy importantes para que el Real Madrid pueda competir por ganar la Copa de Europa esta temporada. Sin embargo, esta evidencia no habla bien del estado de salud de su proyecto deportivo.

El Real Madrid de Kroos, Modric, Kovacic, Isco, James Rodríguez, Marcelo o Karim Benzema, si quiere competir ahora mismo en le élite, depende de que su portero haga milagros -porque le llegan mucho- y de que su mediocentro defensivo corra un montón y acierte a la hora de meter la pierna -porque el equipo no controla el juego de forma coherente con respecto a las aptitudes de los mejores jugadores que tiene en plantilla-. Zidane intentó instaurar desde el principio un modelo basado en la posesión, pero la realidad de hacerlo con la temporada muy avanzada le ha impedido seguir desarrollándolo, porque los planes de sus rivales ya están asentados y no puede enfrentarse a ellos.

Evidentemente el Barcelona supera al Real Madrid, principalmente, porque tiene a Leo Messi, pero también por un gran número de detalles basados en la organización y la planificación. Sirva el ejemplo de su portería, donde el conjunto culé cuenta con dos porteros capaces de darle continuidad a su modelo de juego. Si el Real quiere desarrollar un sistema basado en la posesión, no puede tener a Keylor como meta titular -aunque sea uno de los mejores del mundo- porque el juego de pies del costarricense no ofrece lo necesario para que un modelo así sea competitivo. De igual forma que si pretende que sus banderas sean Kroos, Modric o Isco, no puede tener en Casemiro el gestor de los primeros pases, porque el brasileño no puede conseguir que un modelo así sea competitivo. Zidane hará bien en contar con ellos de aquí a final de temporada, pero el hecho de estar casi obligado a hacerlo plantea dudas mucho más profundas, y a nivel institucional, mucho más importantes.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon