Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Lágrimas por Xabi

Marca Marca 01/05/2014 Hugo Cerezo Madrid
Photo © Proporcionado por marca.com Photo

En medio del estado de euforia, la tristeza. Lo primero que hizo Florentino Pérez al entrar en el vestuario tras la goleada en el Allianz fue dirigirse a Xabi Alonso. El presidente quiso animar al tolosarra, muy tocado por la amarilla que le impedirá jugar la final de Lisboa. Hay quien asegura que el 14 no pudo contener las lágrimas. No es el único que lamentará esa cartulina.

Una vez que acabó la celebración con la afición en el césped, Carlo Ancelotti buscó a Xabi en el terreno de juego para abrazarle y consolarle. El italiano ya da vueltas a qué jugador le suplirá en Lisboa. Carletto no daba crédito ante la prensa. "Estamos muy tristes por la amarilla de Xabi porque perdemos a un jugador muy importante para la final. Esta tarjeta es injusta".

Le duele especialmente a Carlo, que esperaba que su profesor, como le llama cariñosamente, le devolviera lo que un día le arrebató. "Lo primero que me ha dicho Ancelotti es que le debo una Copa de Europa", reveló el campeón del mundo en una entrevista en El Mundo el pasado verano. Se refería al 3-0 que levantó el Liverpool contra el Milan en Estambul, con gol del vasco incluido. Xabi no podrá pagar la deuda in situ.

Cuando empezó la temporada, Ancelotti se encontró con un grave problema por la ausencia de Alonso. Por muchas vueltas que dio al equipo, no encontró el transalpino un jugador o un sistema fiable. De hecho, en el cuerpo técnico contaban los días para su regreso. No fue casualidad que desde que debutó esta temporada, contra el Sevilla a finales de octubre, el Madrid se mantuviera invicto durante casi cinco meses.

Sin experimentos
En su intento por encontrar la fórmula, situó a Sergio Ramos como mediocentro en el Camp Nou, un invento que Carlo reconoció erróneo. Desde aquel día no ha habido mayores sorpresas en la alineación o en el sistema. Por eso resultaría extraño que rompiera la pareja de centrales Pepe-Ramos que tan bien le ha funcionado para adelantar a uno de ellos y dar entrada a Varane.

Illarramendi sería en principio el mejor colocado para ser de la partida. Fue fichado como sustituto de futuro para Alonso. Y a pesar de su mala noche en Dortmund, ha mantenido una buena regularidad durante la temporada. Además, con él no se tocaría el resto de sistema.

Lo que sí es una certeza es que Xabi Alonso tendrá que ver el partido desde la grada, como les sucedió a otros jugadores, que también se quedaron sin disputar la final del torneo por un motivo u otro, como Villa en la Eurocopa de 2008, Pau Gasol en el Mundial de Japón en 2006 o Guillermo Amor en Wembley 92.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon