Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La década prodigiosa de Rafa Nadal

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 10/06/2014 Ángel Rigueira

"Yo no soy de dedicatorias, pero si tuviera que hacerlo, se lo dedicaría a Rafael. Es increíble lo que está haciendo y todavía más increíble para mí porque es mi sobrino", comenta Toni Nadal, quien recuerda que "fueron muchos los que dijeron que tendría una carrera corta, que nunca rendiría bien en pista rápida, y ahí está ganando títulos de Grand Slam durante diez años ininterrumpidos". Uno de los que se arrepintió de sus negros vaticinios fue Andre Agassi.

Una década prodigiosa desde que en 2005 viviera su eclosión en la élite. Nadie, ni siquiera el más laureado Roger Federer, con 17 'grandes', o Pete Sampras, a quien el manacorí igualó con 14 tras su noveno Roland Garros, había sido capaz de conquistar al menos una corona del Grand Slam durante diez temporadas consecutivas.

"Y yo no soy de los que gano por inspiración, sino como resultado del trabajo diario. Estos diez años tienen el mérito de la regularidad, de haber buscado siempre el máximo. Y supone un desgaste mental enorme porque la competitividad es enorme, me he visto envuelto en rivalidades continuas", apunta refiriéndose a que primero debió destronar a Roger Federer y ahora defenderse ante quien es su enemigo más complicado en una pista, Novak Djokovic.

En ese período ha lidiado con una lesión de pie a finales de 2005, su peor momento porque temió por un temprano y abrupto adiós, y los problemas de rodilla que se acentuaron a partir de 2009 y que le apartaron de las pistas durante siete meses entre 2012 y 2013.

Pero a cada adversidad responde mejorando a continuación sus resultados. "Es el premio a la entrega y al trabajo. Señala lo mucho que lo he deseado. Lo importante no es encontrar las soluciones, sino haber tenido la ilusión de buscarlas en un deporte en que la derrota es tu compañera de viaje. Cada semana sólo gana uno y te vas más veces con derrota que con victoria", significa Nadal, aunque sea el tenista con mayor porcentaje de éxito de la historia.

En su carrera ha vencido en 699 partidos, cediendo en 135, con una eficacia del 83,8%, que sube al 93% en tierra (318-24). Aunque esas estadísticas son mejores incluso contando dese 2005. 654 triunfos y 106 derrotas, un 86% a su favor, que se convierte en un rotundo 95,4% sobre arcilla. Siendo el no va más el 66 de 67 en Roland Garros.

"El pasado, pasado es en deporte. No miro atrás, yo sigo haciendo mi camino hasta donde llegue. Cuando me vaya para casa será el momento de hacer cuentas. Y eso vale para los 17 de Federer, que ni me motivan ni son un objetivo. Yo voy a cada torneo con la ilusión de hacerlo mejor y la satisfacción es saber que lo has dado todo y que has hecho todo lo posible para intentar que las cosas salgan".

Abandonó París feliz por el título y "porque hasta un mes antes no me vi preparado, pero a base de mejorar cada día me reencontré con mi tenís, recuperé esa energía interior que me había abandonado tras el Open de Australia".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon