Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La emocionante charla de Valdano con Cruyff: fútbol en estado puro

SPORTYOU SPORTYOU 30/09/2016 Marc Fuster
La emocionante charla de Valdano con Cruyff: fútbol en estado puro © Getty Images La emocionante charla de Valdano con Cruyff: fútbol en estado puro

Como si de un clínic se tratara. Una clase magistral de dos personas que se adelantaron a su generación para entender el fútbol. Jorge Valdano y Johan Cruyff cara a cara para hablar de fútbol. Y de la vida. Porque al final, el holandés entendía este deporte de la misma manera que afrontaba su día a día.

TV3 ha ofrecido esta conversación poco más de seis meses después de la muerte de Cruyff. Una comida informal que le sirvió a Álex de la Iglesia para completar la película sobre la vida de Leo Messi. Por eso mismo, el argentino es uno de los temas más importantes en esta conversación. Para el holandés, la clave del juego de 'la Pulga' en el Barça es el idioma fútbolístico que hablan el resto de sus compañeros: "Si le das 30 balones para hacer algo o cinco, la diferencia es enorme. Mismo Messi, misma calidad, no es uno o otro. Para su juego, un Busquets, un Xavi o un Iniesta son tan importantes para que él pueda tocar".

También destacaba la inteligencia de éste, capaz de jugar en cualquier zona del campo ya que sino pierdes su calidad: "Es una pena encerrarle en una sola posición", aseguraba el holandés. Según Cruyff, la gran virtud de Messi es hacer de sus debilidades virtudes: "Él es pequeño pero es muy difícil robarle el balón, es fuerte. Nunca tuve una relación muy cercana con él porqué siempre preferí dejar trabajar a los entrenadores. Me llevaba muy bien con Rikjaard y con Guardiola y ellos me contaban sobre él".

Un Jorge Valdano eclipsado por el discurso futbolístico de Cruyff aprovechaba para preguntarle acerca de sus frases, tan simples pero a la vez tan ciertas. Así contaba aquella que pasará a la historia en la final de la Copa de Europa de Wembley de 1992 de "Salid y disfrutad": "Nunca se sabe si juegas bien o mal pero disfrutar lo puedes hacer siempre. Si vas al 100% más no se puede pedir. Quizás vayas a jugar una vez en tu vida una final de la Champions, sino disfrutas estás loco perdido", contaba entre la risa cómplice del argentino.

Otro de sus momentos futbolísticos, el que se conoció como 'el penalti de Cruyff' que años más tarde repitió el propio Messi ante el Celta. Según el 'holandés volador', lo había entrenado "de cachondeo", porqué para él, un día sin reír era un día perdido. "Cuando lo hicimos el árbitro nos preguntó si eso se podía hacer, si era valido. ¡Yo le dije que claro que sí!".

Cruyff fue un adelantado a su época y en esa charla con Valdano ya criticaba el fútbol actual: "El gran problema de hoy en día es que manda la gente que no sabe equilibrar plantillas o hacer funcionar un equipo. Si tu eres Xavi o Guardiola y llega un chico de 21 años y cobra más que tú, ¿qué vas a pensar?". Siempre fue muy crítico con la actual directiva con la que finalmente acabaría firmando la paz pocos meses antes de morir pero en dicha conversación ya se hacía evidente sus diferencias.

También tuvo palabras de elogio para Pep Guardiola, uno de sus pupilos más aventajado: "Era muy listo, sabía hacer de las desventajas rivales una ventaja propia. Fue capaz de cerrar el campo en 40 metros para que el Madrid no pudiera aprovechar sus ventajas y no pudiera correr". Cruyff, que no se escondía nunca y que tenía en frente a un madridista de pro, quiso dejar claro que, futbolísticamente, no hay comparación entre los blancos y el Barcelona, aunque dejando claro que eso no quería decir que uno era mejor que el otro.

La charla concluía de la mejor manera. Un aplauso generalizado de toda la sala que presenciaba la charla entre Valdano y Cruyff. El argentino incluso bromeaba: "Le aplauden por lo bien que come". Era un un aplauso de respeto, de todos aquellos que disfrutaban del fútbol igual que lo hacía Johan.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon