Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La estrella merecía más respeto

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 18/06/2014 Cristina Cubero

"Eliminados", gritaban los chilenos sin ningún respeto a la Roja. "Oleeeeeeeee, oleeeeeeeee", seguían dedicándole a su selección, riéndose del 2-0, menospreciando a la selección española que perdía en el marcador. La estrella merecía más respeto. La estrella que luce España en la camiseta recuerda que ha sido campeona del mundo, que en Sudáfrica, con esta generación en su mejor momento, dominó el mundo.

Mirar el banquillo y ver a Xavi es como ver el banquillo del Barça en el último partido de Liga con Xavi también en el banquillo. Es el fin de ciclo de una generación que ha dado tantas alegrías que merecía menos tragedia.

No es lo mismo pero hace dos años, la Rojita caía eliminada en primera ronda en los JJOO de Londres. Cansados, sin preparación, sin Thiago... Esa imagen podría servir para avisar de que un torneo, en los Juegos o en un Mundial o llegas muy bien o te envian para casa. En aquel equipo olímpico jugaba Javi Martínez que junto a Sergio Ramos fueron los únicos en agradecer a la afición española que no desistieran pese a estar en clara minoría.

El resto sólo tenía ganas de llegar al vestuario. La Roja en Brasil ha sido la selección menos querida. Se ha juntado todo, que era la campeona del mundo, que se había apropiado del 'Jogo Bonito', que se había atrevido a 'robarle' a Diego Costa a Brasil. Una selección que nunca sintió afecto en el país del fútbol.

Y hasta en eso merecía más España porque ha sido una selección modélica en su comportamiento, porque Vicente del Bosque ha mantenido un tono encomiable. Cayó España ante Chile aunque la realidad es que había caído antes de saltar al campo. Había perdido antes de viajar a Brasil.

La invasión chilena en la grada previsible pero 50.000 voces chillando en Maracaná impresionan y más cuando escuchas como cantan el himno a capela, esa moda que se está imponiendo en el Mundial en selecciones con letra en su himno. "Si, si, si, le, le, le viva Chile", cantaban. España estaba muda. Desde el principio.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon