Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La eterna guerra en Twitter entre Piqué y Arbeloa

ABC ABC 12/04/2016
Piqué y Arbeloa, durante una rueda de prensa con la selección. © EFE Piqué y Arbeloa, durante una rueda de prensa con la selección.

Álvaro Arbeloa y Gerard Piqué. Un madridista y un azulgrana. Dos defensas internacionales que han compartido abrazos y celebraciones en el Mundial de 2010 y la Eurocopa de 2012 mantienen ahora una relación distante que ha entrado en una deriva de absurdos piques a través de Twitter. Un interminable cruce de pullas e ironías en esa red social que el pasado sábado vivía el penúltimo episodio minutos después de que el Barcelona cayera derrotado en Anoeta (1-0). Comentarios picantes contra los que en su día ya levantó la voz Vicente Del Bosque y que comienzan a cansar también a los aficionados y algunos compañeros de profesión. Es el caso del exazulgrana Babunski, ahora en el Estrella Roja serbio, que después del enésimo intercambio de tuits entre el lateral y el central reclamaba mesura a ambos. «Parad por favor. Millones de niños observan. Tenéis el poder de suscitar impactos y mensajes mucho más constructivos», escribía en esa misma red social.

Aunque muchos creen que la semilla de esta «guerra en las redes» hay que buscarla en la etapa de José Mourinho al frente del Real Madrid, un periodo en el que saltaron chispas entre jugadores madridistas y azulgranas, lo cierto es que el primer mensaje polémico llegó en septiembre de 2013, cuando el italiano Carlo Ancelotti era ya el que dirigía al equipo blanco. Fue precisamente después de un discutido penalti a Pepe que provocaba la victoria de los madridistas en Elche cuando Piqué lanzaba su primera carga de profundidad.

«Viendo una película de humor por el Canal+Liga... Siempre va bien a estas horas de la noche!», ironizaba el azulgrana tras aquel penalti señalado a favor del Madrid. Después de que terminara ese partido en Elche, Arbeloa pasaba al contrataque y respondía al azulgrana: «Muy contentos con los 3 puntos! Me alegro de que algunos cambien el teatro por el cine, eso siempre esta bien!». Lo que parecía un intercambio puntual de mensajes irónicos y divertidos ha terminado por degenerar en una peligrosa costumbre.

Los desencuentros entre Piqué y Arbeloa se han sucedido desde entonces. En algunos casos incluso con descalificaciones personales. En diciembre de 2015, después de que el azulgrana bromeara en Twitter por la eliminación del Madrid en Cádiz por la alineación indebida de Cheryshev, el lateral blanco aseguraba irónicamente que algún día vería al azulgrana en el programa de humor «el Club de la Comedia» y lo acusaba de estar «obsesionado» con el conjunto del Bernabéu. No tardaba mucho en llegar una de las afirmaciones más recordadas del central del Barça, que aseguraba que el lateral madridista no era su amigo sino que más bien un «cono... cido».

Esta particular «guerra» Piqué-Arbeloa ha terminado por arrastrar también en ocasiones a otros jugadores, como el exmadridista Esteban Granero, y a deportistas como el tenista Feliciano López, un reconocido seguidor del Real Madrid. «Piqué, por favor, olvida ya los complejos y respeta a tus superiores», pedía Granero en Twitter al azulgrana después de que llamara «cono...cido» a su excompañero.

Un mensaje que no olvidó Piqué, como demostraba después de que el Barcelona ganara el Mundial de Clubes en diciembre de 2015. El central azulgrana reavivaba la «guerra» después de celebrar el título sobre el césped del estadio Yokohama al publicar un tuit en el que aparecían 25 copas, una clara referencia al número de trofeos conquistados vistiendo la camiseta del Barcelona. Además, añadía el el provocativo «hashtag» #paramissuperiores, con el que ha respondía irónicamente a aquel mensaje de Esteban Granero.

Este particular enfrentamiento entre Arbeloa y Piqué también ha tenido continuidad en los medios de comunicación. En marzo de este año, en una entrevista, el madridista era preguntado por el central del Barça y respondía con claridad: «Yo podría explicar al mundo por qué no soy amigo de Piqué. Quizá él no quedaría en muy buen lugar, pero también es verdad que conozco a su familia, y el respeto que él no tiene a mi familia se lo tengo yo a la suya. El respeto que Piqué no tiene a mi familia se lo tengo yo a la suya». «Nuestras familias son lo importante, oímos muchas burradas y los que están cerca de ti sufren. Si hubiese atacado al Madrid habría saltado. Al atacarme a mí, es distinto», añadía.

Arbeloa volvía a intentar picar a Piqué días antes del clásico del pasado 2 de abril. Entonces aseguraba que si el Real Madrid gana este año la undécima Champions League, hará un Periscope con el azulgrana, una de las grandes aficiones del jugador del Barça.

Y el pasado sábado se vivía la enésima polémica entre ambos después de que Arbeloa apareciera en Twitter minutos después de que el Barcelona perdiera en Anoeta ante la Real Sociedad, una derrota que acercaba al Madrid a cuatro puntos del Barca en la clasificación de la Liga. «¡Qué difícil es ganar contra 11!», en referencia al partido de Champions que ganó el Barça ante un Atleti con 10. Un mensaje que tenía respuesta por parte de Pique en la zona mixta del estadio donostiarra y más tarde en esa misma red social. El madridista no dudo en contestar.

El penúltimo episodio de una guerra a los que muchos piden ya que se ponga fin, como el exazulgrana Babunski, la última voz crítica contra la actitud de dos internacionales que un día compartieron vestuario, triunfos y celebraciones.

MÁS EN MSN

-El calvario de Iker Casillas

-Broncazo entre Zidane y los capitanes

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ABC

image beaconimage beaconimage beacon