Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La guerra entre Pogba y Deschamps complica su fichaje por el Madrid

El Economista El Economista 16/06/2016

El entrenador francés estaría harto de las indisciplinas del centrocampista. © Reuters El entrenador francés estaría harto de las indisciplinas del centrocampista. Francia venció anoche a Albania por 2-0 en un agónico triunfo que no se resolvió hasta los instantes finales. Griezmann fue el encargado de hacer el primero de los tantos galos pese a que no jugó de inicio. Tampoco fue titular Pogba. Su ausencia fue más noticia que el duelo en sí durante las horas previas al choque.

Todos los medios deportivos lo daban como suplente seguro tras su 'guerra' con Deschamps, seleccionador 'bleu'. Tuvo mucho que ver su mal partido contra Rumanía, pero la gota que colmó el vaso llegó a principios de semana, cuando el mediocampista de la Juventus, revela 'La Gazzeta dello Sport', apareció en el almuerzo del equipo más tarde de la hora prefijada y, además, luciendo un atuendo poco decoroso.

Pogba apareció en el comedor en chancletas cuando el riguroso reglamento de régimen interno impuesto por Deschamps dice que, cuanto menos, los futbolistas deberán llevar deportivas. Otros medios italianos afirman que incluso bajó con la bata puesta, algo que la Gazzetta no relata.

Con o sin albornoz, estos detalles no gustaron al entrenador, quien los interpretó como una indisciplina muy propia de su carácter inestable. Es por ello que decidió sentarlo en el banco frente a Albania para aplauso de una afición que prefería, según las encuestas, a Payet antes que 'bianconero'. La lógica dice que, aunque Francia ya está en cuartos, no jugará tampoco de inicio el último choque de esta fase de grupos ante Suiza.

Esta polémica es precisamente del tipo que no agradan a un Real Madrid que cada vez parece más alejado de Pogba. Además de ser un fichaje más que caro (cuesta 160 millones de euros), por el Bernabéu empiezan a dudar de si realmente su llegada a la capital no supondría meter una bomba problemática en el vestuario, por mucho que la presencia de Zidane (un gran gestor de egos) o el caso Eto'o (también lo bautizaron como bomba de vestuario) apunten a que su fichaje sería la mejor de las alternativas.

MÁS EN MSN

-"Bale, no eres digno de llevar esta camiseta"

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon