Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La herencia envenenada de Rafa Benítez

El Economista El Economista 05/05/2016

Rafa Benítez. © Getty Rafa Benítez.

El Real Madrid llegará a la final de la Champions en medio de la euforia por haber enderezado el rumbo de una temporada que apuntaba a catástrofe. El inicio con Rafa Benítez fue de todo menos ilusionante. Ahora, con Zidane al frente, las cosas han cambiado, aunque la herencia de su predecesor podría lastrar a los suyos en la cita de Milán frente al Atlético de Madrid. Y es que este Real Madrid arrastrará, para entonces, dos problemas serios: su preparación física y la falta de recambios para puestos clave.

El primer apartado se ha dejado ver en los útlimos encuentros y en especial en el de anoche frente al Manchester City. Los blancos acabaron con claros gestos de agotamiento en un partido que no fue de la máxima exigencia. Aunque hombres como Pepe se quejaron del calor que se vivió a pie de césped, no debería ser excusa para un equipo que, por momentos, apenas pudo apretar al rival no tanto porque no quisiera, sino porque no le daban las fuerzas. De hecho, futbolistas como Lucas Vázquez, Bale o Carvajal, todos un punto físicamente por encima del resto, destacaron en el duelo frente a los Citizens.

¿Cuál es la causa de esta debilidad? Según fuentes cercanas al Real Madrid, la mala preparación física que se hizo en la gira de pretemporada. Ésa fue una de las quejas constantes que lanzaron a los medios los jugadores apenas llegado Zidane. El francés dedicó todo el mes de enero a la preparación de este apartado, asunto en el que ayudó la tempranera expulsión de la Copa del Rey. Anoche, además, también se evidenciaron las carencias del Real Madrid en ciertos puestos para los que no tiene recambios naturales. Sin Casemiro, ni Benzema, Zidane tuvo que reubicar de mediocentro a Toni Kroos y en la delantera, a Jesé. Ni uno, ni otro jugaron en sus puestos naturales.

Dice la lógica que ambos llegarán sin problemas a Lisboa, pero cualquier imprevisto de aquí a la final en esas posiciones u otras delicadas (lateral izquierdo, lateral derecho...) lastraría demasiado a un equipo que el pasado verano rechazó fichar en estas posiciones por órdenes de un Benítez que confió en planes alternativos (como los de Jesé o Kroos). Hoy esos planes se han revelado como insuficientes.

MÁS EN MSN

-Las claves para conseguir una entrada para la final en Milán

-"Pellegrini es un sinvergüenza"

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon