Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La 'lección' de Verstappen a Hamilton

Marca Marca 17/05/2016 Daniel G. Lifona
El joven piloto de Red Bull dio una lección de madurez y resistencia. © Getty El joven piloto de Red Bull dio una lección de madurez y resistencia.

Max Verstappen y Lewis Hamilton fueron los grandes protagonistas del Gran Premio de España, cada uno por motivos bien distintos e insospechados. El holandés y el inglés se intercambiaron los papeles por un día. El joven piloto de Red Bull, que se estrenaba con su nuevo equipo, dio una lección de madurez, consistencia, destreza y solidez, mientras que el tricampeón del mundo encarnó todos los defectos propios de un piloto inexperto: debilidad, ansiedad, precipitación y torpeza.

Y es curioso, porque Hamilton fue el piloto que más criticó el sorprendente ascenso de Verstappen a Red Bull. El inglés fue preguntado en la rueda de prensa previa al Gran Premio de España por la sorprendente maniobra de la escudería energética: el cambio de Daniil Kvyat por Verstappen con el campeonato recién empezado. El inglés contestó con cierta ironía y desdén.

"Red Bull ha hecho un buen trabajo promocionando jóvenes talentos, pero debe darse cuenta de que los pilotos jóvenes necesitan tiempo para progresar. Se cometen errores, hay mucha presión sobre los pilotos, sobre todo a una temprana edad y especialmente cuando te faltan muchos años de experiencia en las categorías inferiores. Cuando llegas tan pronto (a la F1) hay mucho que aprender", dijo Hamilton el pasado jueves aludiendo a la supuesta inexperiencia de Verstappen, el debutante más joven de la historia de la F1 con sólo 17 años.

"¿Que si estoy de acuerdo con el movimiento de Red Bull? Realmente da igual lo que yo piense, pero, particularmente, yo no lo haría", remató el piloto de Mercedes, que tres días después quedó en evidencia y sin argumentos. El inglés cometió los errores de piloto inmaduro de los que había hablado y no soportó la presión de verse superado, una vez más, por su compañero de equipo. Rosberg le ganó la posición en la salida y el inglés, cegado por la frustración, intentó una maniobra imprudente que arruinó la carrera para los dos pilotos de Mercedes. Tenía 66 vueltas por delante para devolverle el adelantamiento a Nico, pero lo arriesgó todo en la tercera curva y lo perdió todo.

Mientras Hamilton daba explicaciones a su equipo y pedía disculpas por su imprudencia, Verstappen gestionaba la presión como un campeón y se convertía en el ganador más joven de un gran premio. El bisoño piloto de Red Bull tiró por tierra las tesis del desmemoriado inglés, quien en 2007 protagonizó uno de los estrenos más furiosos y desafortunados de la historia de la Fórmula 1. Aquel año también lo perdió todo por ansioso.

MÁS EN MSN

-El imparable ascenso de Max Verstappen

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon