Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La leyenda del Sevilla

SPORTYOU SPORTYOU 18/05/2016 Elías Israel
Liverpool - Sevilla © Proporcionado por Sportyou Liverpool - Sevilla

El himno del Sevilla se ha convertido en el himno a la alegría. El mimetismo entre el equipo y su afición, vivido en la esquina del estadio de Basilea, quedará como una viva imagen de la grandeza del fútbol, de lo importante que son los sentimientos de los aficionados, la gran verdad del fútbol. Coke, uno de ellos, se erigió en figura de la tercera Europa League consecutiva, pero antes de su eclosión, el Sevilla sufrió. El Liverpool fue superior en la primera parte. El equipo hispalense salió favorecido de la poca vista del sueco Eriksson, que perdonó dos penaltis clamorosos, por sendas manos, recibió un golazó por el efecto Sturridge, que marcó un tanto de bandera con el exterior. Sufrió lo indecible.

Entonces, cuando aún no todos habíamos llegado del baño, apareció Mariano, quizás era Cafú rejuvenecido, para galopar hasta la línea y regalarle la gloria que merece a Gameiro, un delantero de un valor incalculable. El partido dio un giro copernicano. A Klopp se le había quitado la sonrisa hace rato. Los 6.000 sevillistas parecían 60.000 y su himno retumbaba como un arrebato que llevó en volandas a ese genio llamado Ever Banega, que cuajó en su punto la salsa de Vitolo, pero en algún lugar del corazón la gloria estaba destinada para Coke. La fórmula de este Coke sí es descifrable. Transita entre el caballo de Espartero y el duende de Triana. El alma del Sevilla, al desnudo. Dos goles, otra vez la gloria de un modelo futbolístico ejemplar, de nuevo el brillo en la mirada de Monchi. El catedrático Unai Emery, impartiendo su penúltima lección, para demostrar que el fútbol español está a otro nivel. La Sevilla League, en propiedad. En la próxima esquina espera otra final. Es lo que tiene la grandeza. El campeón de Liga contra el campeón de la Europa League. Un Sevilla antológico. El Liverpool no es cualquier cosa. Las lágrimas de Emre Çan. Otro sueño cumplido...

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon