Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Liga del penalti de Djukic, con el 'Cholo' Simeone como testigo

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 11/05/2014 Joan Poquí
Photo © Image MundoDeportivo.com

La cuarta Liga del 'Dream Team', tercera que se ganó 'in extremis', superó con creces las emociones y los nervios de las dos anteriores. Para alzarse con el título, el conjunto barcelonista necesitó que el portero del Valencia, González, detuviese un penalti a Djukic en el minuto 89 del Depor-Valencia que se jugaba simultáneamente al Barça-Sevilla que el once azulgrana ventiló en un segundo tiempo soberbio ante un Sevilla en el que militaba el 'Cholo' Simeone, que según cuáles sean los resultados de la jornada de Liga de esta tarde podría jugarse al frente del Atlético el próximo domingo el título en el Camp Nou.

Simeone marcó el primero de los dos goles del Sevilla el 14 de mayo de 1994. El conjunto andaluz se puso por dos veces por delante en el marcador: Stoichkov igualó el gol del 'Cholo', pero al filo del descanso Suker clavó el 1-2, que sembraba la inquietud en el Camp Nou.

La segunda parte, sin embargo, vio un partidazo del Barça a la altura del tramo final de la campaña liguera, en el que ya había brindado grandes exhibiciones a partir de un doloroso 6-3 en La Romareda, que fue punto de inflexión.

El Deportivo llegó con un punto de ventaja (55-54), como el Madrid las dos Ligas anteriores, pero tenía el 'goal-average' particular perdido con el Barça. A diferencia del Madrid, jugaba en casa, pero el conjunto de Arsenio ya había dado señales de que la Liga se le hacía larga en la misma medida que el Barça de Cruyff y Rexach, Chupa-chups en ristre, le metía presión: dos jornadas atrás ya había empatado 0-0 en casa con el Rayo.

El Valencia repitió resultado, a pesar de un penalti a un minuto del final que no lanzó el habitual lanzador, Bebeto, sino Djukic. Con un Riazor mudo de nervios, lo lanzó flojo y González detuvo, provocando una explosión de júbilo en el Camp Nou, cuya celebración pesó demasiado en la final de Atenas ante el Milan, cuatro días después.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon