Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Madonna que empujó a Indurain

Marca Marca 23/05/2014 Fernando Llamas
Photo © Proporcionado por marca.com Photo

Junto al Santuario de Oropa, donde se venera la imagen de la Virgen Negra, se libró hace 21 años una batalla inesperada en la penúltima etapa del Giro de Italia 1993. Se escribió entonces que la Madonna Nera le había dado un empujoncito a Miguel Indurain para que pudiera aguantar el tipo ante el ataque desesperado y peligroso del letón Piotr Ugrumov, criado a los pechos del fiero entrenador Alexandr Kutznetsov en los estertores de la Unión Soviética y militante del equipo italiano Mecair-Ballan, germen del mítico Gewiss-Ballan de Evgeni Berzin, Bjarne Riis... y Michele Ferrari, el doctor de las mil maravillas.

Fue una etapa con perfil muy similar a la que hoy afrontan los superivivientes del Giro 2014, pero entonces se trataba de la última posibilidad de que Miguel Indurain, con 1:34 de ventaja sobre el corredor letón, fuera despojado de su casi seguro segundo trono rosa consecutivo. "Nuestro ataque en Oropa nació en el Valico di Bielmonte, donde me vi con buenas piernas y me di cuenta de que Indurain no iba tan fácil", narró Ugrumov terminada su batalla. "Se lo comenté a Moreno Argentin y planeamos la ofensiva para la última subida", añadió.

Miguel Indurain sabía que tenía un margen amplio para defender la maglia rosa de los ataques de sus adversarios. Pero también que las rampas de Oropa no eran las más adecuadas para su peso de 80 kilos. Y cuando vio que en las primeras cuestas aceleraba la marcha -en un primer momento demasiado incluso para Ugrumov- el poderoso Argentin, rey de las Ardenas, capitán indiscutible del equipo, el navarro se percató de la emboscada que le tendían.

"¡Tiembla Indurain!" titularon los periódicos al día siguiente. "No pasé miedo, nunca vi perdido el Giro", aseguró Miguel en las entrevistas de final de carrera. Pero los periodistas españoles que escuchaban sus palabras y la afición española que seguía la retransmisión de Telecinco sí lo habían pasado mal. Contemplaron atónitos unas imágenes insólitas: el de Villava, descolgado; Ugrumov que se alejaba a toda máquina camino del Santuario y varios corredores -Stepehen Roche, Claudio Chiappucci, Pavel Tonkov y Argentin- que dejaban atrás al portador de la maglia rosa, con una pedalada pesada y cansina. «Preferí ir a mi ritmo, regulando», dijo el campeón español, a quien José Miguel Echávarri, desafiando normas y comisarios para llevar el coche hasta su líder, mantenía continuamente informado. "Indurain: sangre, sudor y, al final, alegría", eligió MARCA para rotular la crónica a doble página, el domingo 13 de junio de 1993.

La escapada llegó ese día. El alopécico Massimo Girotto -entonces no estaba de moda afeitarse la cabeza, los calvos eran auténticos- conquistaba la montaña de la Virgen morena de Oropa por delante de sus compañeros de fuga Marco Giovannetti, Laurent Madouas y Abelardo Rondón. Ugrumov, quinto en la meta, a 1:52 del ganador, marcaba 36 segundos de ventaja sobre Miguel Indurain, décimo. El Giro de Italia se quedaba en las vitrinas del español del Banesto, con una ventaja menor de un minuto -atención, noticia: 'solo' 58 segundos- sobre el letón pendenciero de la Mecair. Chiappucci, rey de la montaña, habitó el tercer escalón del podio.

"Me queda la satisfacción de haberle hecho sufrir a Indurain", sonrió Ugrumov terminada su actuación, un gran día de ciclismo en el que los españoles vieron a Miguel Indurain en dificultad por vez primera. Un año después, también en el Giro, le verían perder una contrarreloj en Follonica, hecho absolutamente impensable entonces, y toda esperanza de ganar el Giro en un puerto de tercera, el Valico Santa Cristina. El Indurain implacable, sin embargo, continuó su leyenda en el Tour tres julios más, hasta su derrota final de 1996.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon