Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La magia de la semifinal de 2009 retorna al vestuario rojiblanco

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 25/04/2014 Ainara San Cristóbal

Ha pasado algo más de un lustro desde aquella inolvidable remontada sobre el Sevilla en las semifinales de Copa de 2009. La noche que nació el espíritu del Carlton, trasladado en la 'era Bielsa' al Hotel Meliá. Un generoso esfuerzo que surgió espontáneamente de la afición rojiblanca para impulsar a los leones desde su concentración previa a un encuentro histórico que podía valer el regreso del Athletic a una final después de un largo cuarto de siglo de sequía. Y vaya si lo valió. El equipo deCaparrós, impulsado por su eufórica hinchada, liquidó al conjunto hispalense con tres goles en poco más de media hora. Ahora, en vísperas de otro encuentro decisivo ante los blanquirrojos en Bilbao, el recuerdo de aquella mágica noche invade el vestuario rojiblanco.

Mikel Balenziaga es uno de los pocos componentes de la actual plantilla que tuvieron el placer de disfrutar ese privilegio como león. Disputó unos minutos en el partido de ida (2-1). En la vuelta, en cambio, se quedó fuera de la convocatoria. Susaeta se sentó en el banquillo, pero no jugó. Los únicos protagonistas que quedan de aquella gesta son Iraizoz, Iraola, Toquero y Gurpegi. Todos ellos se están encargando de revivir esa explosión en La Catedral dentro del vestuario para preparar el choque del domingo. El de Zumarraga cuenta la parte que le toca, lo que vivió desde la grada. "Claro que te viene a la mente, la verdad es que fue una noche mágica la que vivimos en San Mamés", recuerda.

No tiene ninguna duda que esa química especial que enchufó al equipo desde mucho antes del pitido inicial puede repetirse el domingo. "En cuanto al ambiente, estoy seguro de que sí; y esperamos que el resultado también", desea. El comportamiento de la afición a lo largo de todo el curso no le genera ninguna duda a ese respecto. Subraya que está siendo un apoyo fundamental "durante toda la temporada" y "todos sabemos que una vez más estará ahí. Esperemos que podamos sacar los tres puntos para lograr el objetivo".

Y es que una victoria sobre el ya único rival directo por la plaza deChampions que defienden los bilbaínos desde hace más de una vuelta dejaría prácticamente asegurado el pase. Supondría una ventaja de seis puntos, más el average, a falta de nueve por disputar. En cambio, la derrota permitiría al equipo de Unai Emery escalar a la cuarta posición con los mismos puntos que los leones. Aún así, para Balenziaga no es una "final" porque "hagas lo que hagas van a quedar tres partidos más hasta final de temporada". "Ganar sería un paso muy importante, pero si las cosas no salen como queremos quedarían partidos para seguir peleando por esa cuarta plaza", destaca.

Segunda vuelta "brutal"

La caseta, en cualquier caso, está "preparada" para afrontar un compromiso de tanta trascendencia. "Todos sabemos que es un partido muy importante en el que nos jugamos seguir en esa cuarta plaza, quedando un partido menos para que acabe la temporada", asume el de Zumarraga, quien apuesta por seguir fieles al estilo que les ha traído hasta aquí. Por mucho que el empate les beneficie más que a los andaluces. "La única manera de la que hemos afrontado los partidos esta temporada es yendo a ganar desde el principio. El domingo debe ser igual".

La idea es mantener la calma para seguir en la misma línea de todo el curso. "Jugar desde esa tranquilidad para intentar hacer nuestro juego", insiste. Por mucho que el Sevilla venga lanzado por sus nueve victorias en las diez últimas jornadas. Balenziaga asegura que "nosotros miramos lo nuestro, a la racha que llevamos y a las sensaciones que hemos tenido en estos últimos partidos. Estamos bien y vamos a hacer nuestro juego para intentar ganar". A partir de ahí, tampoco hay que cerrar los ojos a la espectacular dinámica de los de Emery. "Sabíamos que era un equipo muy potente, muy peligroso, pero la segunda vuelta que está haciendo el Sevilla es brutal. No va a estar nada fácil", asume.

A nadie se le escapa que una de claves de la buena marcha de los andaluces tiene nombre propio. Rakitic. "Es uno de sus jugadores más determinantes", señala Balenziaga. Aunque hay que tener más detalles en cuenta. "Es un equipo muy sólido al que cuesta jugarle. Te tapa mucho el juego y es incómodo. Por otro lado, en la estrategia tienen gente muy peligrosa y habrá que estar muy atentos a esa faceta para no recibir gol", subraya.

En cuanto a las semifinales europeas en las que está inmerso el conjunto nervionense -este jueves disputó el choque de ida ante el Valencia-, no cree que les vaya a pesar demasiado el domingo. Tiene muy claro que "distraído no van a venir" porque "ellos también se juegan muchísimo". "Es cierto que esta vez van a tener un día menos de descanso, pero no sé si se notará al final", finaliza.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon