Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La maldición de Ancelotti amenaza a Zidane

El Economista El Economista 28/10/2016
Kroos, en el duelo del pasado miércoles ante la Cultural Leonesa. © EFE Kroos, en el duelo del pasado miércoles ante la Cultural Leonesa.

El Real Madrid camina firme bajo el mando de Zidane. Los blancos no han perdido ninguno de sus últimos 25 partidos oficiales. El útlimo fiasco blanco sucedió el 6 de abril, cuando el Wolfsburgo venció en la ida de los cuartos de final de la Champions League por 2-0, un resultado que forzó la épica blanca para el choque de vuelta. CR7 anotó en el Bernabéu los tres goles que metieron a su equipo en la semifinal camino de la Undécima. Una marcha común con un protagonista perenne: Toni Kroos.

El mediocampista alemán del Real Madrid es algo más que una pieza fija para Zidane. Es un indiscutible. Desde aquella derrota, el '8' blanco lo ha jugado (casi) todo: el germano apenas se ha perdido tres partidos. Uno, el presente curso: la Supercopa de España ante el Sevilla. Los otros dos, el anterior: frente al Eibar y la Real Sociedad en Liga.

En total, 22 encuentros en los que sólo fue suplente en uno y sustituido en seis. Los otros 17 los disputó al completo. El resultado: 1957 minutos acumulados en sus piernas en algunos casos contra rivales de escaso calado.

Por ejemplo, con los debidos respetos, la Cultural Leonesa. Ante el líder del Grupo I de Segunda B, Zidane decidió alinear también a Kroos, no darle descanso por mucho que la relativa facilidad del contrario invitase a realizar rotaciones.

La ausencia de Casemiro por lesión lo deja como el único pivote disponible, pero hay más de una voz crítica por el Bernabéu que entiende que usarlo los 90 minutos del partido fue un riesgo innecesario, una manera de sobrecargar sus músculos, la repetición, en definitiva, de la maldición que lastró a Ancelotti en su segundo año como entrenador del Real Madrid.

El italiano abusó de la presencia de Kroos y luego pagó caro ese desgaste en el tramo final del curso. La lógica dice que cuando Casemiro retorne al equipo, Zidane calmará su agotamiento con píldoras de banquillo, aunque la cercanía de competiciones importantes para el club como el mundial del clubes podría retrasar un poco más esta terapia de choque, esta forma de liberar de minutos a uno de los hombres más importantes y, a la vez, más 'explotados' de la plantilla merengue.

MÁS EN MSN

-El enfrentamiento entre Zidane y Mariano ya venía del Castilla

-La guerra de los Neymar

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon