Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Masía agota la producción

Goal.com Goal.com 06/10/2015 Ignasi Oliva
Imagen de las instalaciones deportivas del Barcelona. © Reuters Imagen de las instalaciones deportivas del Barcelona.

La Masía vive horas bajas. Envidiada en el mundo entero durante más de una década por haber formado a algunos de los futbolistas más brillantes de los últimos lustros, con Lionel Messi al frente de todos ellos, hace ya años que no produce un jugador capaz de disputarle el sitio a alguno de los titulares. Sergio Busquets y Pedro Rodríguez, de la mano de Pep Guardiola, fueron los últimos en hacerlo, y de eso hace ya siete años.

Nunca se percibió como algo normal que coincidieran en un mismo equipo las banderas de tres generaciones de futbolistas. El Barcelona disfrutó mientras a Carles Puyol y Xavi Hernández se les unieron Andrés Iniesta y Víctor Valdés para luego dar paso a Gerard Piqué, Cesc Fàbregas y Messi, la llamada generación del 87, y que finalmente Busquets y Pedro apuntalaran todavía más el grupo. La Masía había producido al mejor defensa, el mejor centrocampista y al mejor delantero del mundo.

Sergi Roberto y Marc Bartra no han conseguido acabar de consolidarse en el primer equipo pese a que cumplen su tercer año como miembros del mismo a todos los efectos. Roberto está consiguiendo entrar como lateral diestro pese a ser centrocampista, aunque habrá que ver cuál acaba siendo su rol cuando Aleix Vidal pueda tener minutos. Bartra, por su parte, quedó sentenciado tras la debacle de San Mamés en la Supercopa de España, donde el Barcelona perdió por 4 a 0.

Es cierto que ambos tienen que jugarse la posición con algunos de los mejores especialistas que existen en el plano futbolístico, Roberto con Dani Alves o Iniesta, en función de la posición en la que el técnico, Luis Enrique Martínez, le utilice, y Bartra tiene que disputarle el sitio a Piqué y Javier Mascherano, la pareja de centrales menos goleada de España la temporada pasada, y también la que logró el segundo triplete de Barcelona. Sin embargo, no es menos cierto que Busquets, en su momento, forzó la salida de Touré Yaya después de que le relegara al banco, y que Pedro le acabó quitando el sitio a Thierry Henry.

Durante los cuatro años con Guardiola al frente llegaron a debutar muchos más canteranos. Christian Tello, Jeffren Suárez e Isaac Cuenca fueron los más destacados, pero hoy juegan en el Porto portugués, el KAS Euven belga y en el Bursaspor turco, respectivamente. Bojan Krkic, que se estrenó de la mano de Frank Rijkaard, está en el Stoke City al no ganarse la confianza de Guardiola. Thiago Alcántara optó por marcharse al Bayern y su hermano Rafinha, la gran apuesta de Luis Enrique esta temporada, se rompió la rodilla hace un mes y es probable que no vuelva a jugar hasta la próxima temporada.

Con el ingente número de lesiones y sanciones que lastran al Barcelona esta temporada urge como nunca un paso al frente de al menos alguno de los chavales del filial, pero hasta ahora sólo Gerard Gumbau atesora cierta presencia, pero todavía muy residual. Nadie espera que salga otro Messi, esto es irrepetible. Por lo pronto, también son irrepetibles Puyol y Xavi. La virtud, pues, no estaba en el método si no en los jugadores. Como siempre dijo Guardiola.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon