Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La misión desesperada de Florentino Pérez

El Economista El Economista 30/09/2016
Florentino Pérez, durante una comparecencia en el Bernabéu. © Reuters Florentino Pérez, durante una comparecencia en el Bernabéu.

El pasado lunes Javier Tebas, dimitido presidente de LaLiga, presentó su carta de renuncia para, a renglón seguido, convocar elecciones. El movimiento pilló por sorpresa al fútbol español, toda vez que se produjo meses antes de la fecha estimada para estos comicios. En un primer momento nadie presentó candidatura alternativa alguna. Hasta que apareció Alex Aranzabal, ex presidente del Eibar quien ayer comunicó formalmente su deseo de hacer sombra a Tebas. Es el candidato apoyado formalmente por Florentino Pérez como presidente del Real Madrid.

También le respalda, pero con menos fuerza, el Barça y otros 'rebeldes' que habitualmente han mostrado su rechazo a las políticas actuales de LaLiga. El hecho de tener tras de sí las fuerzas de los dos gigantes del fútbol español no le garantiza ganar. Es más, salvo sorpresa, Aranzabal no podrá si quiera concurrir a estas elecciones.

Y es que para hacerlo son necesario tener 11 avales de los 41 equipos profesionales que militan actualmente en Primera y Segunda División (el Sevilla está representado en ambas por el ascenso de su filial el curso pasado).

Así las cosas, Tebas afirmó ayer a través de Twitter que ya tiene asegurados 37 avales.

Es decir, que a Aranzabal el quedarían sólo cuatro avales... y ni eso. El Elche, uno de los equipos que no le ha dado su aval a Tebas, no quiere apoyar a Aranzabal porque, siendo presidente del Eibar, el equipo armero presentó una denuncia que acabó mandando a Segunda División a los ilicitanos. Aquella temporada, por rendimiento deportivo, debería haber descendido el Eibar.

Ayer, en varias entrevistas, Aranzabal aseguró que luchará en los próximos días (el martes acaba el plazo para presentar estos avales) para lograr quitarle a Tebas algunos de estos avales para lograr el mínimo necesario para que haya, al menos comicios.

Según sus palabras, ya tiene asegurada una parte importante. En todo caso, el candidato favorito de los grandes afirma que la manera como Tebas ha organizado esto comicios ha estada enfocada a que no haya rivales que puedan destronarlo.

Una maniobra que, visto lo visto, parece que le funcionará. Todo apunta a que Tebas será nombrado de nuevo presidente de LaLiga por incomparecencia de sus rivales. Será, si cumple su palabra, su último mandato. Prometió que sólo permanecería un máximo de ocho años. Esto es, hasta 2020.

MÁS EN MSN

-Tebas, por decreto

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon