Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La paciente construcción del éxito

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 01/06/2014 D. Llorens

Hace 19 años el waterpolo español lograba su segundo, y hasta ayer último, título de campeón de la Copa de Europa. El CN Catalunya, que ya había disputado y perdido la final la temporada anterior, se tomaba cumplida revancha y vencía por dos veces al Ujpest húngaro, en formato de ida y vuelta, sellando en Budapest una hazaña largamente perseguida. Era el segundo club de la Liga española que lograba el máximo título continental, que el CN Barcelona había levantado 13 años antes.

En esta Final Six de las Picornell había vestigios de ese pasado glorioso, de aquel 'Cata' dirigido por Dragan Andric que tenía a Milanovic y al malogrado Jesús Rollán como estrellas. En la grada ha estado Sergi Pedrerol, aquel zurdo prodigioso que era un fijo en la selección y que vivió aquel título.

En los casi 20 años que han pasado desde entonces, balcánicos e italianos se han adueñado de la Champions con sólo dos excepciones, Olympiacos griego (2002) y Honved húngaro (2004). El waterpolo español estuvo desaparecido de los puestos de honor desde 1997 –la última presencia en 'semis', del CN Barcelona– hasta 2013, cuando el Atlètic Barceloneta se clasificó para la Final Four de Belgrado.

Un modelo de futuro

Esta larga travesía del desierto coincide con la sequía económica que ha ido royendo los cimientos de los clubs que destinaban recursos a este deporte. España pasó de ser un importador de talento a un exportador, obligado por la necesidad. En varias ocasiones los equipos renunciaron a competir en Europa porque no podían afrontar los gastos. Hasta que el Barceloneta decidió trabajar para recuperar, algún día, el brillo perdido.

Desde la junta directiva del club se decidió poner los cimientos del futuro y apostar decididamente por el waterpolo de elite. Los marineros ficharon al técnico Santi Fernández, que había hecho campeón al Real Canoe madrileño en el único interludio no catalán de lahistoria de la Liga, y éste se llevó con él a pesos pesados como el actual seleccionador español Gabi Hernández o los hermanos Dani e Iván Moro. Ahí comenzó su época de esplendor. aunque durante cinco temporadas se repartió los títulos con un CN Barcelona que había cosechado una generación de oro con Iñaki Aguilar, Molina, Xavi García o los hermanos Perrone. Desde la campaña 2005-06 los marineros están solos en la cima, encadenando desde entonces nueve Ligas seguidas. Xavi García y Felipe Perrone continuaron elevando el estándar de calidad, y luego llegaron los Minguell, Fran Fernández o López-Pinedo. Pero la Liga no era suficiente.

La Final Four del pasado año corroboró que el Atlètic estaba en el buen camino. Santi Fernández, ahora director técnico, sentó en el banquillo a los hermanos Martín, que han continuado con su filosofía. Con Chus y David llegaron Munárriz, Echenique y regresó Albert Español; el equipo al fin estaba maduro para proponerse, y conseguir, lo máximo.

La misión marinera, sin embargo, no ha terminado. Trabaja la cantera para perpetuarse en la cima y ahora proyecta el desembarco en el waterpolo femenino, donde el CN Sabadell se ha convertido en el referente mundial.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon