Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La paradoja de Rossi

Marca Marca 28/06/2016 Jaime Martín
El italiano ha cambiado los papeles con el Lorenzo de 2015. © Getty El italiano ha cambiado los papeles con el Lorenzo de 2015.

Valentino Rossi vive una paradoja en 2016: está más fuerte que nunca -o cuanto menos que en 2015-, según admite él mismo y sus rivales, pero en la general está peor y está perdiendo el Mundial.

La comparativa entre el curso anterior y el actual es significativa. Está mejor en los entrenamientos, pues acumula dos poles frente a una y su puesto medio en parrilla ya no es el sexto, sino el tercero. De hecho, acumula cinco primeras líneas frente a una. Luego, sale bastante bien y llega a liderar las carreras.

La prueba está en que ha comandado, hasta ahora 47 vueltas, esto es 212 kilómetros. En 2015, llevaba 26 giros en cabeza, es decir, 120 kilómetros. Incluso lleva tres vueltas rápidas por dos. Precisamente, estos guarismos fueron algunos de los que Jorge Lorenzo esgrimió para probar que era más veloz que el propio Valentino durante toda la campaña anterior en su encarnizada pelea por el título.

Sin embargo, el problema del nueve veces campeón del mundo está en el hecho de acabar las carreras. En 2015, a estas alturas, sumaba ocho podios -o sea, un pleno- y tres victorias. En 2016, son tan sólo cuatro podios y dos triunfos. En términos futbolísticos se podría decir que El Doctor juega bien, que domina mucho más, pero que sólo le falta tener más gol, que está perdonando demasiadas ocasiones.

El de Tavullia se lamentaba porque en una temporada en la que por los nuevos Michelin y la electrónica abundan las caídas, él está siendo quien mejor lleva este asunto. "Durante lo que va de Mundial sólo me he caído dos veces. Lo malo es que las dos han sido en carrera", decía a propósito de Austin y Assen.

Obviamente, el lastre del italiano está en sus tres carreras sobre ocho sin sumar un punto, pues a esas dos pruebas en las que acabó por los suelos se suma la rotura del motor en Mugello.

Puntos dejados de ganar

Y es que a El Doctor le duele más por el hecho de que él cree que ha dejado de ganar muchísimos puntos que veía cerca. En Assen se cayó cuando lideraba. Esto es, tenía a su alcance 25 puntos, o, al menos meterle muchos a Lorenzo.

En Mugello, al averiarse su propulsor, iba segundo, pegado a Jorge, pero se sentía cómodo. Otros, 25, o en el peor caso 20, que podría tener. Sólo con estos ya remontaría los 42 de renta que le lleva Márquez en la general actual.

Austin es más incógnita en ese sentido. Vale se cayó en la vuelta tres. Había pasado sexto en el giro anterior. Marc ya se había fugado y el balear iba detrás. El tercero, es decir, 16 puntos estaban a su alcance, como se vio con la remontada de Iannone.

Rossi, mientras, cree en su estado de forma: "Estoy fuerte en todas las condiciones. Tengo que seguir igual... y no cometer más errores".

MÁS EN MSN

-La paz duradera entre Márquez y Rossi

-La moto de Rodrigo le salva de una tragedia

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon