Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La plaga amarilla

Marca Marca 23/05/2014 marca.com

El partido más importante de una temporada o una carrera se puede escapar por una tarjeta amarilla. Xabi Alonso no jugará mañana en Lisboa. Es una tradición venenosa, peleada con el espectáculo, por la que antes han pasado ilustres como Franco Baresi, Caniggia, Gordillo, Maceda, Ballack, Nedved o Dani Alves.

Maceda y Rafa Gordillo faltaron a la fiesta de la final de la Eurocopa del 84 ante Francia en el Parque de los Príncipes. El caso de Gordillo es casi marciano. Vio una amarilla en diciembre en el 12-1 ante Malta y se acumuló con otra en la semifinal ante Dinamarca en una jugada con Eljkaer Larsen. Así lo recordaba ayer: "Sabes que te la juegas, pero la final es el premio más bonito y acabas jodido. Se queda dentro, pero estás muy afectado".

Le sobra la regla: "Debían quitarla, es injusta. No es lo mismo una agresión por roja que una amarilla por una trastada".

Xabi Alonso, otro ilustre que se pierde la final © Xabi Alonso, otro ilustre que se pierde la final Xabi Alonso, otro ilustre que se pierde la final

Las finales de Copa de Europa también han dejado víctimas. Roy Keane y Scholes se quedaron fuera del milagro del Camp Nou del 99 ante el Bayern. El irlandés expuso su sentimiento: "Fue la peor experiencia de mi carrera".

Amedeo Carboni pensó algo similar. El lateral italiano del Valencia fue amonestado ante el Barcelona y se perdió la final del 2000 en Saint-Denis ante el Madrid. "Se te cae el mundo encima", aseguraba ayer. "Pensaba que no iba a tener una oportunidad igual y me llegó al año siguiente. No entiendo cómo Platini, que ha sido futbolista, no cambia la regla. Es absurdo, no es una roja. Tu carrera depende de un árbitro. Para mí, la tarjeta de Xabi Alonso no fue justa. Se frenó cuando vio que no llegaba", estima. Sacó algo bueno porque "notas lo que te quiere la gente".

En la escala Richter de coincidencias, el colegiado Urs Meier ha dejado sin finales de Champions a Nedved, Scholes y Roy Keane y sin la final de un Mundial a Ballack.

Las lágrimas de Gascoigne
Otra tarjeta inmortalizó una escena del Mundial de Italia de 1990. Gascoigne vio una amarilla en la prórroga de la semifinal ante Alemania tras atropellar a Berthold. Se perdía la posible final. Las llamas inundaron su cara y de ahí a las lágrimas en la hierba. Inconsolable, el seleccionador Bobby Robson intentaba domarle antes de los penaltis. "Eres joven. Tendrás más oportunidades. Eres de los mejores futbolistas del mundo". Inglaterra perdió. Gascoigne no volvió a disputar un Mundial.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon