Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La plantilla del Real Madrid 'pasa' de Zidane y Cristiano Ronaldo

El Economista El Economista 22/09/2016
El técnico francés lleva desde comienzo de temporada alertando a sus jugadores por su falta de concentración. © Reuters El técnico francés lleva desde comienzo de temporada alertando a sus jugadores por su falta de concentración.

El Real Madrid empató ayer frente al Villarreal. Lo hizo en un partido en el que, otra vez, tuvo que ir contra corriente. Esta vez, sin embargo, no hubo épica. No hubo milagro en el minuto 93 como está empezando a acostumbrarse una parroquia desesperada con el tropiezo de los suyos. Casi tan desquiciada como un Zidane que, en rueda de prensa, con su sonrisa y lenguaje sereno, mostró su malestar por cómo los jugadores desoyeron sus reiteradas advertencias.

No es la primera vez que el entrenador les había dicho que debían mejorar su forma de afrontar los partidos. Que en ocasiones se desconectan y en otras no llegan si quiera a conectarse a los partidos, lo que propicia oportunidades que el rival aprovecha. Es después, cuando llega el primer bofetón, cuando los blancos redoblan tambores de guerra y con toda su artillería al servicio de la remontada, ganan los partidos. Ayer, sin embargo, no sucedió. No hubo triunfo.

"No se pueden conseguir siempre los tres puntos en el último momento", empezó a describir el técnico. Después llegó el primero de sus pellizcos a sus jugadores. "Nos gusta jugar muy enchufados, meter intensidad y presión. Nos ha faltado en la primera parte y no siempre se puede remontar", insistió. El mensaje estaba claro. Los suyos habían tirado la primera parte como lo hicieron, por ejemplo, ante el Sporting de Portugal en la Champions. Aquella noche Zizou también se enfadó.

"Es parecido a ese partido y cuando estás debajo es más complicado. Esa es la diferencia. Tenemos que cambiar nuestros inicios y saber que si estamos un gol arriba es más complicado para el rival. No tengo mal sabor de boca. Ha sido así y lo que tenemos que hacer ahora es salir más concentrados y meter más intensidad desde el inicio", volvió a decir con palabras que, desprovistas del tono amable de Zidane, así, leídas, suenan a advertencia.

La misma, por ejemplo, que desplegó Cristiano Ronaldo después de aquel duelo de Champions. "Si salimos blanditos, nos pitan la cara", comentó en su lenguaje castizo aprendido después de siete años en la capital. Ambos mensajes han caído, visto lo visto ante el 'Submarino Amarillo' en saco roto.

Con todo, Zidane trató también de poner paños calientes y alguna 'zanahoria' después de los 'palos' con los que comenzó su comparecencia. "La segunda parte ha sido espectacular por la intensidad, las ocasiones que hemos tenido. Cuando estas debajo del resultado es complicado, por eso vamos a intentar cambiar el inicio y si estamos un gol arriba es más difícil para el rival. Estando abajo cuesta más, pero no me quedo con mal sabor de boca porque peor habría sido empezar bien y terminar mal", concluyó.

MÁS EN MSN

-Las dos caras de Sergio Ramos

-La última jugarreta del Barcelona a Cruyff

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon