Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Real disputará este verano las dos rondas previas de la Europa League

Logotipo de MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 19/05/2014 Ángel López
© Image MundoDeportivo.com

La Real acabó la temporada con un poso de decepción y el mal juego que le ha acompañado en los últimos meses. Su derrota de este domingo ante su rival directo para la sexta plaza, el Villarreal, le condena a terminar séptima la Liga y a comenzar a competir el próximo 31 de julio, día programado para el partido de ida de la primera de las rondas previas que tendrán que disputar los txuri urdin para llegar a la fase de grupos de la Europa League.

Regresar a una competición continental era el gran objetivo que se fijó la Real cuando comenzó la campaña hace nueve meses. Se ha logrado, pero la satisfacción queda amortiguada por el frustrante desenlace de este domingo, que envía a la Real a un séptimo puesto que da pasaporte a Europapero de rebote, un tanto de prestado, ya que lo habilita el hecho que el ganador de Copa vaya a la Champions.

La segunda participación en Europa consecutiva debería convertir la temporada en éxito, pero la jornada de este domingo lo emborrona sustancialmente. La escuadra txuri urdin se despertó con la opción de ser quinta y se fue a comer siendo séptima. Volver a franquear los Pirineos es el premio para esta gran generación de jugadores, sobre todo por su rendimiento en la recta final de 2013, con esa maravillosa racha de ocho victorias y un empate en 10 partidos.

Pero la séptima posición es el justo castigo a su relajación, a ese un tanto desesperante dejarse llevar, desde que cayeron apeados de la semifinal de Copa en manos del Barcelona. Es inevitable lamentarse de qué podía haber hecho este equipo en el caso de mantener la concentración, la intensidad y los goles de Griezmann hasta el final de Liga. No habría quedado tan lejos el cuarto puesto. Pero la Liga se ha hecho eterna. Y el verano será mucho más corto.

La Real jugará una primera eliminatoriaprevia los días 31 de julio y 7 de agosto. Esto le obligará a entrenarse, mínimo, cuatro o cinco semanas antes. Es previsible que comience a competir sin los mundialistas, pero, como lo hace tan pronto, igual aún no hay una solución para Vela y puede estrenar la txuri urdin marca Adidas.

Eliminatorias con riesgo

Para llegar a la fase de grupos, a los seis partidos de la liguilla, los txuri urdin deberán pasar dos eliminatorias que tienen mucho veneno, aunque sean contra rivales de una entidad palmariamente menor. Sin tener la preparación necesaria, hay que evitar un tropezón que mandaría al traste todo el trabajo de este curso y crisparía sobremanera el ambiente antes de comenzar la Liga.

El objetivo sigue siendo el mismo: tratar de alcanzar la final de la Europa League el 27 de mayo de 2015 en Varsovia. El Sevilla se proclamó campeón hace cinco días en las mismas circunstancias, llegando todavía más de rebote y superando dos cruces previos. Para hacerse una idea, superó al Mladost Podgorica montenegrino (9-1 final en los dos partidos) y al Slask Wroclaw polaco (también 9-1).

Los txuri urdin conocerán su rival el 24 de julio, día en el que se disputa la vuelta de la anterior eliminatoria. El sorteo, que se celebra seis días antes, determinará entre qué dos equipos saldrá su primer enemigo continental. En estos cruces previos, la Real, con 24.542 puntos en el coeficiente UEFA, será cabeza de serie. Sólo hay cuatro equipos que comienzan en esta misma ronda que lo mejoran: el Lyon (97.300), el PSV (64.862), el Viktoria Plzen (40.870) y el Brujas. (32.260). La Real no tendrá que medirse a ninguno de estos equipos, ni a los que le suceden en puntuación: Young Boys suizo, Nacional portugués, el Mainz alemán y el Hull City inglés.

La derrota del domingo en Anoeta hizo brincar de alegría a cientos de seguidores en Villarreal...y en Kiev. Que la Real no acabe quinta, y sí el Sevilla, permite que el campeón de la copa de Ucrania, el Dinamo de Kiev, pase a la fase de grupos sin rondas previas.

Tras 53 partidos oficiales, 54 si se cuenta el intento fallido de partido en Santander, la Real puso fin con más pena que gloria a una temporada en la que hizo soñar en Copa, volar superando la ronda previa de ChampionsLeague, en la que decepcionó, y en la que en Liga ha cumplido. Sin más.

Ha sido un ejercicio en el que muchos de los que llevaron al equipo al cuarto puesto hace un año han empeorado su rendimiento, pero en el que han nacido deportivamente Gaztañaga y Zaldua. Y a pesar del pinchazo del domingo y mientras en otras latitudes llaman a la limpieza y la renovación, aquí se reza por mantener el status quo, por que no se vayan Vela, Griezmann y los demás cracks.

El verano, sin duda, será excitante. Y europeo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon