Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Roja como bálsamo mágico

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 12/06/2014 Mònica Planas

El pasado domingo TVE emitió el documental de Gracia Querejeta, 'La Roja: De Brasil a Brasil'. La intención era repasar la trayectoria de la selección española y, a la vez, observar si servía como patrón de análisis para radiografiar España. Muy ambicioso. Inicialmente causó hasta sorpresa: si ganar el Mundial ha servido para algo es para analizar el pasado de la selección española con mucha más sensatez y con muy poca épica. Ahora ya no hay que fingir grandezas históricas ni vender proezas del pasado. El documental era un puzzle de declaraciones de periodistas, ex jugadores y, en menor parte, aficionados que se complementaba con imágenes de archivo. El relato de los testimonios era el que hacía avanzar la historia hasta llegar a las puertas del Mundial que hoy empieza. Como resumen de la selección no estaba mal, pero forzar la intención e intentar sacar conclusiones políticas, sociológicas y económicas a partir del fútbol resultó decepcionante. Se notaba buena intención y un deseo de exponer distintas sensibilidades, pero el resultado hacía aguas. Primero porque se produce un crescendo narrativo intentando vincular los progresivos éxitos de La Roja a una especie de ungüento mágico que cohesiona una sociedad. Y más en un contexto de crisis económica profunda. El rompecabezas de declaraciones (algunas muy –demasiado– recortadas) acaba construyendo una descripción simplista de lo que suponen los nacionalismos en España y la felicidad de los ciudadanos. Una vez más, también se intenta mezclar el sentimiento independentista con la necesidad de anunciar, como una rareza, que en Catalunya también hay gente que quiere que gane La Roja. Resultaba hasta curioso que el documental, que pretendía hacer un relato honesto sobre fútbol y país, acabara desarrollando una interpretación política tendenciosa y tópica. Se adaptaba el relato a una idea preconcebida y estereotipada de la selección. Era como si, para encontrar un buen final se forzaran los vínculos entre evoluciónpolítica y éxito futbolístico cuando sería mejor aceptar que son dos fenómenos que van por libre.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon