Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La semifinal que soñó Emery

AS AS 24/04/2014 Juan Jiménez

Michel Platini entregó el pasado miércoles la Europa League a Piero Fassino, alcalde de Turín. El presidente de la UEFA recordó que es la única competición de clubes que nunca ganó y que espera entregársela, leyenda bianconera como es, a Buffon el próximo 14 de mayo. Pero esa copa también la quieren Sevilla y Valencia, clubes que ya han grabado su nombre en el palmarés. Los de Nervión, campeones en 2006 y 2007. Los che, en 2004. Y levantaron dos Copas de Feria en 1962 y 1963.

Va a ser una eliminatoria grande. Sevilla y Valencia tienen historia y orgullo. Los de Emery son el número 28 del ranking UEFA. Los de Pizzi están en el octavo puesto. Pero la realidad de estos días no les sitúa como favoritos en la eliminatoria. El Sevilla ha ganado nueve de los últimos diez partidos de Liga, ha protagonizado dos remontadas memorables ante Betis y Oporto y se siente fuerte y con recursos. El Valencia, mientras, es la ilusión de su gente, que echó un lado el batiburrillo accionarial, los líos de la venta y el fiasco deportivo de la Liga para levantar el 3-0 de Basilea. Pudo ser una señal. Esta noche, más de dos mil valencianistas estarán en el Sánchez Pizjuán. Así es la fe y la pasión por unos colores. Ellos sí creen.

También es, por supuesto, la semifinal de Unai Emery, que se marchó de Valencia con la leyenda de ser un entrenador incapaz en las eliminatorias a doble partido. En la Europa League, cayó dos veces ante el Atlético (cuartos y semifinales) y una más ante el Dynamo de Kiev, en dieciseisavos. La eliminación más reprochada fue en octavos de Champions ante el Schalke. Aquella dura crítica es hoy el gran miedo naranja, que teme que el destino le pague con una eliminación en semifinales a manos de un entrenador que cumplió a rajatabla con el tercer puesto en Mestalla. Ahora en Sevilla edifica un equipo que pinta grande.

Detalles. En la pizarra del partido aparece en fluorescente Javi Fuego, que tendrá que jugar de central improvisado y frenar las embestidas de Bacca, titular seguro, y Gameiro (probable revulsivo). Cree el Valencia que su termómetro será Keita, mediocentro que descubrió Monchi y que resiste al tiempo. Su experiencia se considera básica. El Valencia será agresivo pero también propondrá. Esta temporada ya ha sido capaz de hazañas. Por ejemplo, en el Camp Nou (2-3). Y ha encontrado la buena estrella de Alcácer, ídolo de la remontada ante el Basilea y jugador con instinto.

Además de sus delanteros, el Sevilla tiene a Rakitic y Reyes y los gambeteos de Vitolo y Marin. Pero Emery no quiere locuras, sino equilibrio y la portería de Beto a cero. Y que la pasión la pongan sus socios, a los que le gusta reconocerse y cantarse a sí mismos como “los guardianes de Nervión”. Turín bien vale este escaparate del fútbol español.

El Pizjuán no se llenará y llegan 2.300 de Valencia

Noche histórica para Sevilla y Valencia. Arranca una semifinal europea entre dos equipos españoles y las aficiones se han movilizado para ver este emocionante encuentro. El Ramón Sánchez Pizjuán presentará un fenomenal aspecto, parecido al del día del Oporto, con un tremendo colorido en las gradas, pese a que no terminará de llenarse ya que anoche aún quedaban un buen número de entradas en las taquillas.

Por su parte, el Valencia no se encontrará solo en la ciudad hispalense. 2.300 aficionados valencianistas llegan, en su mayoría hoy, a Sevilla para apoyar a su equipo en la búsqueda de un buen resultado para la vuelta. Las medidas adoptadas por el club han servido para este viaje masivo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon