Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La solitaria Navidad de José Mourinho

Logotipo de ABC ABC 28/12/2016 Francisco Chacón
José Mourinho © AFP José Mourinho

José Mourinho disfruta de un excelente momento a nivel profesional, pues el Manchester United ha reaccionado y encadena varias victorias seguidas. Pero en el plano personal vive su Navidad más solitaria ya que su esposa, Matilde Faria, continúa residiendo en Londres (en el domicilio donde se instalaron cuando él era técnico del Chelsea) y sus dos hijos la acompañan en la capital británica: Matilde, aún en la Universidad, y José Mário, joven portero del Fulham.

Nada extraño, por tanto, que el propio ex entrenador del Real Madrid no atraviese sus mejores días en el norte del Reino Unido. «No puedo exigir que me sigan. Tienen sus vidas y deben empezar a ser independientes», ha declarado mientras se consuela desplazándose para comer con ellos una vez por semana.

La frenética actividad futbolística de estos días allí hace el resto, mientras en el resto de Europa predominan los periodos vacacionales. El denominado 'Boxing Day', inmediatamente después de Nochebuena y Navidad, da inicio a un maratón de partidos que habitualmente se convierte en decisivo para decidir la Premier League.

Esta circunstancia le mantiene atado a Manchester. «Voy a la ciudad deportiva a las 8 de la mañana y, la mayoría de los días, salgo a las 6 de la tarde. Pero no estoy aquí para disfrutar. Si quisiera hacerlo, me iría a Los Ángeles y estaría todo el día en la playa», ha admitido.

Mourinho, alojado en el hotel Lowry, ya había reconocido hace unas semanas que su vida en la ciudad vecina de Liverpool es «un desastre» y que echa de menos a su familia.

Con todo, no se le olvida cuál fue la Navidad más triste de su vida, la de 1974: «Tenía yo 9 o 10 años cuando a mi padre lo echaron a la calle el día de Navidad. Él era entrenador del Rio Ave, en Portugal, y los resultados no eran buenos. Perdió su último partido un 22 o un 23 de diciembre. Entonces llegó el 25 y estábamos almorzando cuando el teléfono sonó», ha confesado.

Y es que la tradición futbolística anida en su interior desde que su abuelo llegó a ejercer como presidente del Vitória de Setúbal, la ciudad donde nació José Mourinho, 50 kilómetros al sur de Lisboa.

Allí pasan esta Navidad sus tíos y primos, encabezados por Ricardo Mourinho Félix, actual secretario de Estado de Finanzas en el Gobierno socialista de António Costa.

MÁS EN MSN

-El Barça presiona a Luis Enrique

-La Juventus mueve ficha por James

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ABC

image beaconimage beaconimage beacon