Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La tiranía de Cristiano

El Economista El Economista 10/05/2016
Cristiano celebra uno de los goles ante el Valencia. © Reuters Cristiano celebra uno de los goles ante el Valencia.

Cristiano Ronaldo es algo más que un delantero en el Real Madrid. Es una figura que supera los límites de cualquier futbolista y alcanza los de una figura relevante capaz de influir en aspectos alejados de cualquier otro jugador. Sólo así se explica que él mismo decidiera algunos de los cambios que se produjeron en el partido que el Real Madrid disputó frente al Valencia el pasado fin de semana.

Las cámaras de El Día Después de Movistar + así lo demostraron. Sucedió primero con Lucas Vázquez. En el instante en el que iba a saltar al terreno de juego Jesé, James iba a ser el sustituido.

Justo en ese instante, Lucas Vázquez recibió una dura entrada. En el banquillo nadie se dio cuenta, pero sí un Cristiano Ronaldo que, literalmente, paró el cambio. Lucas se levantó y volvió a correr, pero Cristiano lo tenía claro: el cambiado debía ser Lucas y no James. Así se lo comunicó al propio Jesé ("Tú no sales") y a Zidane. El francés le hizo cambio. Finalmente fue Lucas el sustituido.

Precisamente durante el receso de la dolencia del canterano, Cristiano se acercó al banquillo. Zidane le consultó la opción de cambiarle. "Porque tú quieres salir..." empieza a cuestionarle el galo. Cristiano le mira con cara de sorpresa y arquea los hombros sin responder.

En ese momento el delantero se aleja del banquillo y vuelve al juego. Mientras, el cuerpo técnico empieza a barajar la entrada de Arbeloa al terreno de juego. Justo ahí, entienden que suplir a CR7 sería una buena alternativa, pero Zidane no se atreve a hacerlo sin consultar antes al propio afectado.

"¡¡Cris!! ¿Cambio?", le pregunta. Cristiano respondió de manera afirmativa. Arbeloa finalmente salió por el delantero y dejó entrever, al ser cambiado, que Zidane había hecho bien. "Mejor, mejor", le indicó al técnico apenas enfilada el área técnica antes de sentarse junto a los suplentes. Era su primera sustitución de toda la temporada.

MÁS EN MSN

-Dardo de Casillas por la despedida de Arbeloa

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon