Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

"La UEFA es inflexible con todos los casos de racismo"

AS AS 01/06/2014 Moisés Llorens

¿Es el racismo un problema en el fútbol moderno?

Uno de los grandes temas a nivel disciplinario europeo es este, donde la UEFA ha impuesto un nivel de tolerancia cero. El Comité Ejecutivo con el Presidente Platini a la cabeza aprobó en mayo de 2013 unas nuevas normas disciplinarias y se imponen ahora sanciones mucho más estrictas en relación con el racismo. Desde ya, cualquier acción racista se sanciona con el cierre parcial de una grada o un cierre total de un estadio.

No vale ni el escudo.

Se trata a todos por igual y no hay distinciones. No podría ser de otra forma.

¿El puño será de hierro?

No se busca ejemplificar con nadie y sí conocer los hechos y sancionarlos. La Comisión Disciplinaria no se fija en el nombre de los clubes, sino en los hechos. La UEFA es inflexible respecto de estos incidentes. Si se consigue demostrar los hechos, las sanciones son graves.

Hay países europeos en los que los futbolistas negros tienen serios problemas. Uno de ellos, por ejemplo, Ucrania.

Es un problema de todos, del club y de la confederación. Respetamos la autonomía de las federaciones nacionales. En casos concretos habrá que analizarlos, pero nosotros tenemos jurisdicción sobre nuestras competiciones europeas y respetamos todo lo establecido. En el caso concreto de Ucrania, por ejemplo, su Federación firmó y aprobó un compromiso contra el racismo que deberá cumplir.

¿El racismo es incultura?

No, creo que no. Desgraciadamente hay gente con muchas carreras universitarias que siguen pensando que hay personas que por color, religión o condición sexual son superiores a otros. Algo conceptualmente inaceptable, si me permite ser educado. Es grave que en España el grito del mono parezca un cántico más.

Es muy molesto eso del uh, uh, uh…

Emilio García Silvero © FERNANDO ZUERAS Emilio García Silvero

Se lanza para atacar la condición racial de un jugador. Y eso, por mucho que se quiera decir que se utiliza para descentrar al jugador, no es aceptable bajo ninguna circunstancia. Es racismo y el racismo es incompatible con el fútbol.

¿Lo ve muy extendido?

Lamentablemente sí. Y por eso las normas han cambiado, una mínima infracción, por muy pequeña que sea, se condenará, si es la primera ofensa, con el cierre parcial.

¿Es lo que se vio en el estadio del Bayern contra el Arsenal esta temporada?

Así es. El Bayern fue un ejemplo en todos los sentidos. Identificó el error, denunció y colaboró con la UEFA para desenmascarar a los racistas y homófonos. Es un gran club europeo y demostró que no quiera que vuelva a suceder en su estadio.

¿Quién hace los informes?

Tenemos dos caminos. El primero, a través de los delegados y oficiales de la UEFA que tenemos en todos los estadios. Luego, hay un acuerdo de colaboración muy bueno con la gente de FARE (Football Against Racism in Europe) que también nos remite documentación de los partidos.

¿Entonces?

Cuando recibimos los informes y vemos algo denunciable, se abre un expediente y se notifica a los clubes interesados. Se les informa que existe un posible incidente de cierto calibre en las gradas de su estadio y que tienen unos días para presentar alegaciones.

¿Y?

El club puede presentar los documentos que considere oportuno. Si la decisión no les convence, pueden acudir al comité de Apelación y si sigue sin ser satisfactoria para ellos, en última instancia pueden ir al TAS, que dará un veredicto ya decisivo. .

¿Y si se les pasa por alto una infracción?

Hacemos todo lo que podemos para que no sea así.

¿Dudan a veces?

Sí, en ocasiones la simbología utilizada o las expresiones son dudosas.

¿Qué pasa entonces?

Convocamos a expertos en la materia que analizas y desmenuzan todas las dudas que puedan existir. No se crea que es sencillo.

Lo sucedido en Múnich, ¿se puede comparar en algo con la decisión del Villarreal de cerrar una grada tras la polémica del plátano lanzado a Alves?

Me consta que fue una sugerencia directa del Secretario de Estado, Miguel Cardenal. Él y todo su equipo están también siendo muy duros contra el racismo. Han identificado el problema y lo están atacando de manera directa. Son valientes.

¿Qué relación tiene usted con la RFEF?

Trabajé allí casi diez años como Director Jurídico. Ahí están todos mis amigos. Es un equipo humano increíble. Pienso que Villar, Padrón y el Secretario General, Jorge Pérez, merecen un gran reconocimiento por todo lo que han trabajado por el fútbol español. Eso no se ve, ni desafortunadamente se valora… pero yo he sido testigo directo del día a día.

¿En qué otras vías se muestra contundente la UEFA?

En el amaño de partidos, dopaje, etc… Esto tiene atracción sobre unas personas que no deberían estar en el ámbito del deporte.

¿Cómo se combate?

Primero, reconociendo que el problema existe. Uno de los campos donde podemos ver dónde y cómo evolucionó todo es con el dopaje. Hace 25 años, por ejemplo, las autoridades deportivas creían que eso no era un problema hasta que comenzó a valorarse de manera seria. A partir de ahí se tiene que empezar a trabajar con decisión.

¿Y la compra de partidos?

Es un fenómeno que se ha detectado a nivel europeo y mundial. Lo cierto es que de los estudios que dispone la UEFA podemos decir que de la totalidad de partidos europeos y de ligas del continente, únicamente menos del uno por ciento tienen patrones de apuestas sospechosos, cosa que no quiere decir que esté amañado. Todo eso, por mínimo que parezca, debemos atenderlo, atajarlo y minimizarlo.

¿Y cómo se bloquea?

Hay varios sistemas. El primero es educar transmitiendo un mensaje a los más jóvenes. Se les tiene que advertir que eso les puede suceder, el que vengan y les traten de seducir para participar en un amaño. Muchas veces depende del nivel de la competición. Es más sencillo llegar a un árbitro, a un jugador, a un club si hay menos controles. La primera misión, por tanto, es educar. La segunda, la investigación. La UEFA ha puesto mucha voluntad en la cooperación judicial y policial. Esto es clave. Hace escasamente unos días el Presidente Platini firmó un acuerdo de colaboración importantísimo con la Europol. Esto nos dará un margen de llegada a países europeos de manera mucho más veloz.

¿Podemos decir que la represión es el camino?

En el momento que tengamos pruebas que puedan llevar al castigo debemos sancionar y se aplica el principio de tolerancia cero. Y en ese caso, la UEFA es ejemplo. En pasadas temporadas se excluyeron clubes importantes de competiciones europeas: Fenerbahçe, Besiktas, Metallist, Olympiakos Volou… Hay que recordar igualmente que se han sancionado árbitros, jugadores, entrenadores… Mire, hace muy poco recibíamos una resolución del TAS que confirmaba una investigación de la UEFA en la que apartaba a un futbolista durante 10 años por amañar un partido en 2007.

¿Qué partido?

Noruega-Malta.

Hombre, Malta.

No sea malpensado. Son una federación ejemplar en la lucha contra esa lacra.

Dejemos el tema. ¿Es preferible para los tramposos apostar diez veces en pequeñas cantidades que jugárselo todo a una grande?

Sin duda. Es mucho mas complicado llegar a unos niveles de campeonato muy altos. Hay más ojos en ellos y los protagonistas son menos proclives. Mire, uno de los primeros caso de match fixing del que se tiene constancia es de hace 100 años.

¿Y dónde fue?

En Chicago. Se produjo en las World series de béisbol americanas. En 1919, algunos jugadores de los White Sox se vendieron.

¿Qué pasó?

Un problema de salarios impagados. Un problema igual de recurrente hoz en día

¿Cómo llega la mafia de Chicago a ellos?

Muy sencillo; el dueño del club no pagaba a sus jugadores y estos se vendieron para poder ganar dinero. Muchas veces el fenómeno del amaño de partidos está unida a una complicada situación económica, social, etc…y ahí estamos trabajando muy unidos a FIFPRO.

¿Y qué dicen las casas de apuestas?

Tenemos una buena relación con ellas. Monitorizamos a través de ellas todos los partidos de las competiciones europeas y de los campeonatos de Primera y Segunda continentales. Ellos son nuestros aliados y también perjudicados en todo esto. Pierden dinero. El año pasado pudimos abrir un expediente disciplinario a un árbitro armenio y la información nos llegó de parte de las casas de apuestas. La sanción que le fue impuesta de por vida.

¿Se va de la mano de la FIFA?

Sin duda. Tenemos estrategias e intereses comunes y una excelente relación. Ellos hacen también un gran trabajo en este campo.

¿El fútbol español está limpio?

Afortunadamente no tenemos constancia de patrones de apuestas sospechosos de manera regular. Pero ello no implica que haya que seguir educando e investigando.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon