Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La verdad sobre el primer partido de baloncesto en la historia

BASKET4US BASKET4US 18/12/2015 Héctor Marín
La verdad sobre el primer partido de baloncesto en la historia © Getty Images La verdad sobre el primer partido de baloncesto en la historia

Para muchos de los aficionados al baloncesto es conocido que el baloncesto surgió gracias a una idea repentina que tuvo el profesor de educación física James Naismith, buscando mantener entretenidos a sus alumnos durante la época de invierno que se vivía hacia 1891 en Massachusetts. Hace poco apareció una grabación de 2 minutos y medio en la que se escucha un programa emitido el 31 de enero de 1939 en el que el propio creador explicó cómo funcionó su experimento, que derivó en la creación de una de las disciplinas deportivas más importantes del mundo.

"Les mostré las dos cestas de melocotón que había colgado a ambos lados del gimnasio antes de explicarles que la idea del juego consistía en lanzar la pelota en la cesta del equipo (por aquel entonces formados por nueve jugadores) contrario. Soplé el silbato y así arrancó el primer partido de baloncesto", asegura el profesor James Naismith, el mismo que da nombre el prestigioso Basketball Hall of Fame de Massachusetts.

El plan inicial no surgió como James había previsto. "Los chicos empezaron a cargar el uno contra el otro, a golpearse y darse puñetazos para acabar peleándose en mitad del gimnasio como si todo valiera. Aquello fue realmente una matanza". El resultado de aquella batalla: unos cuantos ojos morados, un hombro dislocado y un jugador noqueado hasta quedar inconsciente.

Ese día también se inició a construir el reglamente de este deporte, que contiene 13 normas "La más importante de todas fue la de no permitir correr con el balón en las manos. Eso acabó con las cargas y las puñetazos", explicó Naismith. "A veces, siento que preferiría no ver baloncesto", reconoció ante un grupo de periodistas de la época.

Solo resta decirle al profesor James Naismith muchísimas gracias por dejarnos como legado uno de los deportes más hermosos del mundo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de BASKET4US

image beaconimage beaconimage beacon