Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las cinco claves del estrellato de Gareth Bale

SPORTYOU SPORTYOU 22/08/2016 sportyou
Las cinco claves del estrellato de Gareth Bale © Getty Images Las cinco claves del estrellato de Gareth Bale

Sin Cristiano Ronaldo, Gareth Bale se ha erigido como el líder absoluto del Real Madrid. Ante la Real Sociedad, Marco Asensio dio la tranquilidad con la vaselina que significó el 0-2, pero el galés fue quien abrió y cerró el marcador -minuto 2 y 90 respectivamente-. Su testarazo en el primer gol fue un golpe de autoridad, pero el tercero -su segundo en la cuenta-, tras regatearse al portero, demuestra la gran confianza que tiene en sí mismo ahora. Una confianza que ha necesitado de cinco claves para ganársela.

1. Libertad absoluta

Los 47 millones de expertos en fútbol que residen en España siempre discuten respecto a la posición de Bale. Unos dicen que por la izquierda juega mejor, otros afirman que por la derecha y los que le siguen desde la época del Tottenham, aseguran que por detrás del punta es donde más rinde. La realidad es que el ariete ha realizado partidazos en cualquier lado, ergo no rinde según la posición, sino según la libertad que tenga. Como la que tiene con Gales y como la que tuvo ante la Real Sociedad.

2. Más solidario

Al tener más libertad, Bale ya no sigue un patrón definido. Criticado a veces incluso por sus propios aficionados por su egoísmo, el ariete alterna centros tanto desde la derecha como por la izquierda. Cada vez baja a recibir más para involucrarse con el equipo y dar dinamismo y velocidad al juego. También es más solidario en tareas defensivas, el equipo defendió en conjunto, algo esencial para Zinedine Zidane.

3. Sin miedo a asumir la responsabilidad

Su timidez ante los medios y en el trato con sus compañeros se trasladaba al terreno de juego. Bale ya no se corta a la hora de pedir el balón. Aunque falle una acción, vuelve a pedirla y vuelve a intentarlo. Tiene ya 27 años, afronta su cuarta temporada como madridista y le respetan. Quizás no sea el más pasional a la hora de llevar en volandas al equipo, pero todos saben que en ausencia de CR7, todo el ataque tiene que pasar por las botas de Gareth.

4. Recupera el gol

Tras una decepcionante segunda temporada en la que solo consiguió marcar 13 goles en 31 partidos de LaLiga, Bale se resarció la última campaña con 19 tantos en 23 encuentros ligueros. Fue uno de los máximos goleadores de la Euro 2016 -3 dianas en 6 partidos- y ante la Real se ha estrenado con un doblete. Sus números como goleador invitan al optimismo a que haga de rutina el promedio de gol por partido, como hacen Cristiano y Leo Messi.

5. La 'Cristianización' perfecta

A lo largo de estas tres temporadas, Bale se ha ido 'cristianizando' poco a poco. Al igual que el luso pasó de ser un delgado extremo que corría las bandas de Old Trafford a la máquina goleadora que es hoy en día, Bale también ha forjado un portentoso físico con el que ha mejorado muchas de sus otras virtudes: los disparos lejanos, los remates de cabeza, la velocidad punta... El Madrid lo fichó con la intención de que sea el digno heredero del portugués, y poco a poco se está acercando.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon