Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las claves del Real Madrid - Espanyol: Sergio Ramos, líder absoluto

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 17/05/2014 Yago López
© Image MundoDeportivo.com

Ganó el Real Madrid un partido de trámite ante el Espanyol que dejó mal sabor de boca por las molestias de Cristiano Ronaldo y de Karim Benzema. Fuera de ahí, el encuentro demostró lo que se esperaba de él: un partido sin objetivos para nadie, en el que los blancos estaban más preocupados de Lisboa que de los de Aguirre, que tampoco opusieron demasiada resistencia.

Estas son algunas de las claves, pero hay más:

1) Sergio Ramos, líder absoluto. Está el central del Real Madrid en el momento más dulce de la temporada, y puede incluso que de toda su carrera. No sólo es un baluarte en cada acción de estrategia, dominando por completo ambas áreas, sino que hasta se anima a subir para ayudar en las labores de creación o liderar contragolpes. De hecho, estuvo cerca de hacer el 1-0 con un disparo desde la frontal que rozó la escuadra. Mucho más que un defensa.

2) Un Espanyol sin puntería. Puntuar en el Santiago Bernabéu es una tarea harto complicada. Pero lo es todavía más si hasta el 85' no se consigue disparar entre los tres palos. Fue el gran problema de los de Aguirre, que si bien es cierto que no tuvieron demasiadas ocasiones, también lo es que las que generaron fueron muy claras. Pizzi y Simao pudieron hacer el empate, pero no estuvieron bien ante Casillas. Al final, marcó el portugués y los visitantes se lo creyeron. Pero ya era demasiado tarde.

3) Sin Modric cuesta más. Probó Ancelotti un centro del campo pensando más en Lisboa que en el partido contra el Espanyol. No está claro quién suplirá a Xabi Alonso en la final de la Champions, pero el alemán y el guipuzcoano son los candidatos con más papeletas. Sin el tolosarra ni Modric, al Real Madrid le costó más de lo habitual generar oportunidades. Y es que ni Khedira ni Illarramendi destacan por su creatividad en la medular. Se notó mucho en falta al croata, que salió mediado el segundo tiempo.

4) Intensidad de pretemporada. Si bien es cierto que tras el gol de Bale el partido se animó, también lo es que hasta entonces el encuentro parecía más una molestia para ambos contendientes que otra cosa. Durante el primer tiempo el Real Madrid dominó más por obligación que por decisión propia, y el Espanyol se dejó someter. Con un ritmo demasiado bajo, al encuentro le faltó la intensidad que habría puesto Cristiano Ronaldo para conseguir su bota de oro en solitario.

5) El Madrid no se olvida de correr. Tras el gol de Bale, a los de Ancelotti se les abrió la posibilidad de jugar a lo que más les gusta: al contragolpe. En cuanto el Espanyol se abrió, emergió la figura de Di María para regalarle al recién entrado Morata dos goles que el canterano solo tuvo que empujar. Pese a los problemas a la hora de generar oportunidades, el Real Madrid volvió a evidenciar que con metros por delante es un equipo prácticamente invencible.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon