Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las claves del título de Márquez

SPORTYOU SPORTYOU 16/10/2016
Las claves del título de Márquez © Getty Images Las claves del título de Márquez

Marc Márquez se ha hecho con su tercer título de MotoGP en el Gran Premio de Japón. Pero la forma en que lo ha conseguido dista mucho de aquel chico que llegó a la categoría reina en 2013. Ahora el de Cervera es mucho más cerebral encima de la moto, además de apoyarse más en la regularidad que en querer ganar carreras.

Casi nadie hubiera imaginado que Márquez se convertiría en campeón del mundo en Motegi, era solo cuestión de tiempo, pero no tan pronto. La victoria del ilerdense ha terminado de reafirmar el brutal cambio de mentalidad que ha experimentado en las cuatro temporadas que lleva en MotoGP. Llegó como el típico chico al que solo le interesaba ganar, y ha terminado como un piloto de lo más inteligente que sabe cuándo tiene que arriesgar y cuándo tiene que sumar únicamente puntos.

El cambio de actitud se empezó a ver en el Gran Premio de Catalunya, cuando al intentar coger a Valentino Rossi estuvo a punto de caerse en varias ocasiones. Márquez entendió que no podía haber más fallos y tuvo que contentarse con ser tercero en su casa, ante la victoria de su máximo rival. Luego llegó el Gran Premio de Alemania, donde se pudo ver una de las versiones más estratégicas de Márquez, quien con la carrera en contra, optó por entrar a boxes para montar neumáticos de seco cuando aún llovía. La pista se secó y el de Honda protagonizó una de las mejores remontadas que se recuerdan, haciendo vibrar al paddock de MotoGP por completo.

Tras la carrera de Sachsenring, llegaron Red Bull Ring, Brno, Silverstone y Misano circuitos en los que la Honda lo iba a pasar mal. Márquez lo supo y su estrategia cambió radicalmente: no era necesario ganar, sino sumar puntos, que luego valdrían (y que han valido) para el campeonato. Terminó quinto en Austria, tercero en República Checa, cuarto en Gran Bretaña y cuarto en San Marino. Hasta el propio Márquez se mostraba sorprendido por su actitud: “Sólo tengo un objetivo y es el campeonato. Y si eso significa que no voy a ganar ninguna carrera más, no me importa en absoluto. Eso sí, reconozco que esto no lo hubiera dicho hace meses, o el año pasado”, reconocía en la conferencia de prensa previa al Gran Premio de Aragón.

Una carrera que marcó un punto de inflexión pues consiguió con su victoria parar a Rossi, que desde unas cuantas pruebas estaba acortando distancias. En la reciente carrera de Motegi, la manera de afrontarla fue similar, ganar no era una de las prioridades, sino sumar puntos. Una vez más, Márquez se vio cómodo y confiado como para intentar la escapada y meter así presión a sus rivales. Funcionó a la perfección, ya que Rossi se fue al suelo al intentar cogerle. Más tarde fue Jorge Lorenzo el que probó la graba, brindando al de Honda su tercer título y dejando claro que la constancia ha sido el pilar central de su estrategia para hacerse con el campeonato.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon