Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las claves tácticas de la final

Goal.com Goal.com 06/06/2015 Álvaro Lamela

Trabajadores preparan una lona con el logo de la final de Champions de Berlín. © Reuters Trabajadores preparan una lona con el logo de la final de Champions de Berlín. Juventus y Barcelona se juegan este sábado no solo lograr la Champions League sino rubricar una gran temporada con un histórico triplete de títulos. Un mismo objetivo con mimbres distintos.

JUVENTUS

El conjunto turinés dirigido por Massimiliano Allegri basa su juego en varios aspectos: la firmeza defensiva, el orden táctico, el acierto al balón parado y la movilidad de los delanteros.

Dos son los esquemas tácticos que principalmente utilizan los italianos:

En el caso de jugar con cuatro defensas pueden adpotar un 4-1-3-2 ó un 4-3-1-2. Siendo el equipo base el formado por Buffon en la portería, defensa de cuatro con Lichtsteiner, Bonucci, Barzagli (sustituyendo al lesionado Chiellini) y Evra. En el centro del campo existe la opción de que Pirlo juegue solo por delante de los zagueros o más arropado, con Marchisio y Pogba sus fieles escuderos. Por delante, la versatilidad de Vidal hace que pueda participar o como tercer mediocampista o bien como enganche de una delantera armada con la dupla Tevez y Morata, con la movilidad y despliegue como bandera.

En el hipotético caso de que se arriegara a salir con tres defensas, la Juventus plasmaría sobre el césped un 3-5-2 que en algunos momentos podría mutar hacia un 5-3-2. En esta ocasión, la clave sería el rol desempeñado por los laterales -Lichtsteiner y Evra-, los cuales harían de carrileros, incrustándose en la defensa en caso de necesitar más unidades, acompañando a los tres centrales. La baja de Chiellini y la escasez de minutos de Ogbonna o Luca Marrone, posibles recambios en la retaguardia, hacen de esta opción una posibilidad tremendamente inviable.

BARCELONA

Luis Enrique ha sido fiel al estilo ofensivo y alegre que se lleva manteniendo en Can Barça desde hace unas cuantas décadas como filosofía de club. La llegada del charrúa Luis Suárez ha sido clave para reforzar la contundencia de la ofensiva azulgrana, transformándolo en el mejor tridente del viejo continente. Todo ello hace, que el cuadro blaugrana despliegue, casi seguro, su habitual 4-3-3 sobre el tapete de Berlín, con el guardameta Ter Stegen como cancerbero, habitual en las eliminatorias de Copa del Rey y Champions League.

A diferencia de sus predecesores en el cargo, el Barcelona de Luis Enrique es más práctico que estético. No abusa tanto de la posesión en su construcción y busca profundizar de manera más eléctrica en campo contrario, incluso contraatacando. Han perdido parte del control del cuero, pero han ganado verticalidad.

LA BATALLA EN EL CENTRO DEL CAMPO

La clave del partido estará en la medular. Siete son los actores llamados a librar la batalla que se lidiará en el centro del campo.

Pirlo-Marchisio-Vidal-Pogba

La sala de máquinas de la 'Vecchia Signora' afronta el final de temporada en su mejor momento. Físicamente están fuertes, como quedó demostrado en la final de Coppa Italia ante la Lazio, y mentalmente están crecidos, en un año histórico para la entidad 'bianconera' que podría ser inolvidable. Además, tanto Vidal como Pogba han dicho adiós a sus problemas físicos en un curso con muchos contratiempos en forma de lesiones.

Pogba aportará su incansable proyección en sendas áreas, Marchisio y Vidal exhibirán su habitual dosis de compromiso, nunca rehuyendo del contacto, y recorriendo kilómetros para dejar la magia, el liderazgo y el balón parado a Andrea Pirlo, primer responsable, pero no el único, de la salida de balón en los transalpinos.

Busquets-Rakitic-Iniesta

Rakitic ha pasado de ser el jefe en el Sevilla a realizar una labor menos vistosa de cara al aficionado, pero más productiva en cuanto al resultado final. El croata se ha aclimatado con total éxito a las exigencias del técnico asturiano.

La experiencia de Iniesta y su inteligencia a la hora de zafarse de los rivales se mantienen, a pesar del pequeño bajón en su rendimiento. Un mal que empieza también a acechar a Busquets, encargado de conservar el equilibrio y de anticiparse al contrario.

El trabajo ejercido por estos futbolistas cuando no tienen el balón, la amplitud que les permite la llegada de los laterales y la presión de los tres hombres del frente de ataque, hacen de este Barcelona menos previsible, más vivo en su elaboración y tremendamente contundente.

La mejor defensa contra el mejor ataque. © Goal.com La mejor defensa contra el mejor ataque.

LA MEJOR DEFENSA CONTRA EL MEJOR ATAQUE

A priori, el duelo entre Juventus y Barcelona podría simplificarse de este modo, como el que vaya a medir la mejor defensa ante el mejor ataque de esta edición de la Liga de Campeones. Incluso los datos estadísticos parecen apoyar esta idea.

La voracidad del tridente formado por Messi-Suárez-Neymar y la firmeza atrás de los 'juventinos', notablemente mermada para este partido tras la baja de Chiellini, son los principales avales de los finalistas de este curso, pero no las únicas virtudes.

El Barcelona ha demostrado que sabe defender extraordinariamente bien, desde los atacantes hasta sus centrales, tras haber superado el bache de confianza que tuvo su punto de inflexión en Anoeta. A la inversa se puede pensar de la Juventus, un conjunto que no se basa exclusivamiente en el agrupamiento de líneas y la solidaridad defensiva. Los turineses poseen un envidiable ataque donde las apariciones en segunda línea de Vidal o Pogba multiplican la oferta de los artilleros Morata o Tevez, demostrando que este partido promete ser igualado y donde las apariencias engañan.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon