Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las cuatro claves para entender al Pep del City

SPORTYOU SPORTYOU 18/10/2016 David de la Peña
Las cuatro claves para entender al Pep del City © Getty Images Las cuatro claves para entender al Pep del City

La salida de PepGuardiola del Fútbol Club Barcelona, más allá de los motivos personales que hubiese detrás de su decisión, llamó poderosamente la atención. El técnico de Sampedor lo tenía todo: una plantilla tremenda liderada por LeoMessi, una afición que le idolatraba, y una idea de juego que casaba perfectamente con la cultura de club, y lo construido en el club después del paso de JohanCruyff.

Sin embargo, Guardiola tomó la decisión de alejarse de los focos. Pasó un año sabático y después firmó por el Bayern, donde, a pesar de ganar tres Bundesligas de forma consecutiva, se topó con la realidad en Europa. En Múnich tenía una de las mejores plantillas del mundo, pero no estaba conformada por algunos de los mejores jugadores de la historia. Los tres golpes consecutivos en las semifinales de la Liga de Campeones eran algo nuevo para él, y algunos de los 'problemas' que se encontró en su Bayern tendrán también que ser resueltos en su etapa en el Manchester City.

Vivir sin Leo Messi

En el Barça, Guardiola contaba con el jugador más resolutivo de la historia del fútbol. Diseñó para LeoMessi un sistema de juego que invitaba al argentino a desbordar al rival, en ese famoso rol de 'falso 9', donde se asociaba con ese triángulo formado por Busquets, Xavi e Iniesta, pero también encaraba a su marca en situaciones de aclarado, con extremos abiertos o delanteros de banda -Pedro- que atacaban la posición de 9.

En el Manchester City, Messi no está, y Pep está aún definiendo la forma de desbordar al rival. De momento, la apuesta es Sterling, Nolito o Sané, pegados a ambas bandas. Buscar que encuentren situaciones de uno contra uno y desde allí, eliminar a sus marcas. La otra gran aparición está siendo KevindeBruyne que, utilizado como interior -normalmente- o un escalón más arriba, siempre ofrece toques que acaban en ocasión de gol. En cualquier caso y sea cual sea la fórmula, no poder contar con el genio argentino, aleja a Pep de la victoria.

Una cultura diferente

Inglaterra es el país del 'fútbol descontrol'. La cultura del espectáculo, del ida y vuelta y los partidos de alto ritmo tanto para atacar como para defender. En ese sentido, el Camp Nou era el cortijo de Guardiola. Una afición que había comprendido que bajo el 'plan Cruyff' estaba el camino del éxito, y que no se escandalizaba si había que dar tres pases hacia detrás para generar una ventaja. ¿Cómo encajará esa idea en Inglaterra? Será algo con lo que Pep tendrá que lidiar.

Claudio Bravo para hacer de Víctor Valdés

Uno de los argumentos innegociables para Guardiola es que su portero se involucre en la cadena de pases. Numéricamente, el tema es sencillo de explicar: con el otro guardameta en su portería, es la forma de hacer que siempre haya un jugador libre de marca. Si el portero sabe cuando y hacia dónde pasar la pelota, el equipo podrá atacar al rival desorganizado. Pep lo consiguió con Valdés y no podía hacerlo con Hart, así que abrió la puerta de salida a un ídolo de la afición para apostar por el chileno. Una decisión que, evidentemente, genera una presión añadida.

El control sin Xavi, Iniesta y Busquets

La idea básica de Guardiola es que, si tienes el balón, el rival no te podrá atacar. Quedó claro que la teoría era exitosa en el Barcelona, pero allí estaban Xavi e Iniesta, con el apoyo por detrás del balón de SergioBusquets. Al Manchester City ha llegado Gündogan, pero su mediocentro es Fernandinho y uno de los interiores utilizados de forma regular, DeBruyne. Sólo Silva lleva con naturalidad ese concepto de conservar la pelota hasta encontrar al hombre que genera el desequilibrio. Las ideas están claras, pero desarrollarlos con tanta naturalidad como en el Camp Nou será mucho más complicado.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon