Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las declaraciones racistas de Sterling provocan un terremoto en la NBA

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 29/04/2014 Agencias/Redacción

La NBA tiene previsto anunciar hoy su reacción al conflicto abierto por los comentarios racistas, supuestamente realizados por el propietario de los Clippers, Donald Sterling, y difundidos por el portal TMZ, que han provocado indignación en Estados Unidos.

Al cierre de esta edición no trascendió cuál será la postura de la liga, que se ha tomado su tiempo para probar la autoría de los comentarios. De todos modos, se especulaba con acciones que podrían ir desde una acción preventiva para elaborar un código ético de aceptación de nuevos propietarios hasta una medida que pueda empujar a Sterling a vender la franquicia. En ese caso, algún comentarista apuntaba ayer con una compra del equipo por parte de Magic Johnson, la estrella legendaria de los Lakers, equipo rival, que lidera el grupo inversor Guggenheim Partners.

"Magic estaría absolutamente interesado", declaraba una fuente sin identificar vinculada a Magic y citada ayer por Yahoo Sports.

Esta opción resulta rocambolesca por cuanto Magic fue, indirectamente, el responsable de esta crisis. Una foto suya con V. Stiviano, novia de Sterling, publicada en Instagram fue la que provocó la ira del propietario que, según la grabación de TMZ, instó a su amante a no traer a jugadores de color a los partidos.

El portal sensacionalista difundió ayer nuevas partes de la conversación en las que Sterling añadiría más comentarios de tono racista. "Les apoyo, les doy comida, ropa, coches y casas", decía en relación a sus jugadores de color.

Después de que reaccionaran numerosas estrellas de la Liga y que reprobaran estos comentarios desde Michael Jordan hasta el presidente Obama, ayer se dieron a conocer decisiones de algunos patrocinadores del equipo. Desde la aseguradora State Farm se dijo que dejaba en suspenso su relación con los Clippers, mientras que el concesionario CarMax anunciaba que daba por finalizada su colaboración de más de nueve años con el equipo californiano, único reprentante de Los Angeles en el playoff de este año.

Sterling, por su parte, no realizó ningún comentario público pero fue visto la noche del domingo cenando con su esposa, Shelly Sterling, que a la salida del restaurante gritó a los periodistas congregados que su marido "no es racista". Sterling, al que se atribuye una fortuna cercana a los 2.000 millones de dólares en base a negocio inmobiliario, compró los Clippers en 1981 por 12,5 millones de dólares y actualmente su valor, según Forbes, rozaría los 600 millones

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon