Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las tensiones 'escondidas' de Luis Enrique con los jugadores del Barça

El Economista El Economista 25/04/2016
Luis Enrique, durante un entrenamiento con el equipo. © EFE Luis Enrique, durante un entrenamiento con el equipo.

El FC Barcelona atraviesa un periodo extraño de la temporada. Los culés han sumado en apenas cuatro días dos goleadas (0-8 al Depor, 6-0 al Sporting), pero eso no ha escondido la tensión que reina en un equipo que esta semana verá la Champions League desde el sofá de su casa y que ha dilapidado en menos de un mes toda su ventaja en la Liga. Sí, los de Luis Enrique son aún favoritos al título, pero no, no es esta la manera cómo se esperaba por la Ciudad Condal que afrontarían los últimos partidos del campeonato.

Un complicado panorama deportivo al que se le ha unido otro no menos complejo panorama extradeportivo: Piqué y su Periscope o sus roces con Arbeloa, Dani Alves y su actuación travestido en Instagram, las fiestas de Neymar y su posterior bajada de rendimiento, la desaparición de Aleix Vidal de las convocatorias...

Frente a todas estas tensiones, Luis Enrique mantiene la misma cara frente al público. Niega sentirse molesto e incluso defiende a los suyos. "¿Qué me parece el Periscope de Piqué? Fantástico...", dijo antes de que estallaran los malos resultados en el equipo blaugrana.

Sin embargo, de puertas hacia adentro, el entrenador podría mostrar una faceta totalmente diferente. Otra mucho más tensa frente a sus futbolistas, ésa que las cámaras o micrófonos de la prensa no podrían captar.

Un Luis Enrique desconocido

Cuenta Juanma Castaño, periodista de Cuatro y Cope, que la realidad podría ser diferente. Asturiano y gijonés como 'Lucho', Castaño ha mantenido siempre una relación cercana al preparador del Barça. Ahora algo más alejado de él, sigue manteniendo amistades comunes con el técnico culé.

Este domingo, en 'Tiempo de Juego', el periodista desveló como un exinternacional español, compañero de Luis Enrique durante más de 50 internacionalidades, no podía creerse que Luis Enrique asistiera pasivo a todos estos problemas extradeportivos.

"Si conozco como conozco a Luis Enrique, es imposible que no le molesten todas estas cosas", le habría confesado este ex compañero de Luis Enrique a Castaño. Dicho de otra manera, Luis Enrique, al contrario de lo que muestra ante las cámaras, sí que se siente molesto y enfadado por estos 'caprichos' de sus futbolistas.

¿Qué sucede entonces? Dos son las alternativas. O que Luis Enrique manifieste en la intimidad del vestuario su malestar y lo pague ahí, en el cambiador, con sus jugadores o bien que prefiera guardar silencio, mirar para otro lado y dejar hacer a los suyos para que los jugadores no se enfaden y, por lo tanto, estos conflictos no afecten al rendimiento deportivo como, por ejemplo, sucedió la temporada pasada.

En el tramo inicial del curso los roces entre Luis Enrique y sus estrellas (especialmente la MSN) fueron constantes. Hasta que llegó la crisis de Anoeta. El Barça naufragó y después de aquello, emergió una catarsis que los llevó a ganar un histórico triplete.

Ahora todo parecía ser diferente, pero podría no ser así. Recientemente ya surgieron informaciones que apuntaban a que la plantilla no soportaba a Luis Enrique y sus métodos. Veremos si esas tensiones 'escondidas' acaban aflorando a la superficie o si, como ocurrió hace 12 meses, los títulos (Liga y/o Copa en este caso) lo ocultan todo.

MÁS EN MSN

-El dilema de Neymar

-La Justicia esperará a la final de Champions para juzgar a James por exceso de velocidad

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon