Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

LeBron James y los secretos de su físico indestructible

BASKET4US BASKET4US 17/10/2016 Redacción Basket4us.com
LeBron James y los secretos de su físico indestructible © BASKET4US LeBron James y los secretos de su físico indestructible LeBron James y los secretos de su físico indestructible © BASKET4US LeBron James y los secretos de su físico indestructible

Séptimo partido de las Finales 2016. Golden State Warriors y Cleveland Cavaliers empatan a falta de dos minutos para el final. Andre Iguodala encara el aro, suelta la bandeja y, de repente, LeBron James le coloca un tapón de escándalo. Ese ‘gorro’ fue una de las jugadas decisivas del partido y el máximo exponente del resumen de la serie: ‘King James’ estaba por encima de todo y de todos.

“LeBron se aleja al máximo de todos los excesos para mantener su cuerpo sano. Por eso se le ve más fuerte a final de temporada, cuando otros jugadores pegan el bajón”, explica Donyel Marshall, que jugó durante tres temporadas con él en los ‘Cavs’.

Golden State venía de arrasar en la temporada, pero los playoffs se les atragantaron a los de la bahía de Oakland. “Stephen Curry no está ni al 70%”. Ese era el mensaje que salía del vestuario de los Warriors durante la Final del Oeste contra Oklahoma City Thunder. La lesión de rodilla sufrida en la serie ante Houston Rockets le pasó factura, pero el bajón del base venía de lejos. Pau Gasol lo describía así: “El desgaste emocional y físico del logro de las 73 victorias está pasando factura”.

Los minutos no le pasan factura

Los Warriors se empeñaron en superar el récord de triunfos en una regular season cosechado por Chicago Bulls y Steve Kerr optó por no dar descanso a sus estrellas en la recta final de la temporada regular. De hecho, la media de minutos de Curry en los últimos diez encuentros fue bastante superior a la de la temporada (más de 39 frente a 34.2). Finalmente, el conjunto californiano logró la gesta de darle la vuelta al 3-1 que había conseguido ‘OKC’ en la serie y se plantó en las Finales ante Cleveland Cavaliers.

Enfrente estaba LeBron James, que, en línea opuesta a Curry, no participó en tres de los 10 diez partidos de la temporada regular. La media de minutos de 'El Elegido’ en la 2015-16 fue la más baja de su carrera, pero a pesar de ello era superior a la de Curry (35.6).

En las Finales, donde se decide todo con cerca de 100 partidos en las piernas, LeBron dio un golpe sobre la mesa. ‘King James’ se echó el equipo a la espalda y se coronó MVP con un registro histórico: líder en puntos (29.7 por partido), rebotes (11.3), asistencias (8.9), robos (2.6) y tapones (2.3). El año pasado ya había encabezado la tabla de puntos, rebotes y asistencias. Es decir, que su alto rendimiento en el último tramo de la temporada no era una casualidad.

Un trabajo que viene de años atrás

Más allá de una genética privilegiada, el imponente físico de LeBron tiene muchas horas de trabajo detrás. Marcar diferencias en la cancha guarda mucha relación con las diferentes formas en que cada uno trabaja fuera de ella. Tan mentalizado estaba el de Akron que desde su época en el ‘high school’ ya cultivaba su cuerpo pensando en el futuro: “Él sabía que iba a jugar muchos minutos y que la gente iba a ir a por él. Sabía que su cuerpo iba a sufrir un desgaste tremendo, así que empezó a trabajar en ello hace muchos años”, apunta Keith Dambrot, que le entrenó en el instituto.

Así, LeBron llegó a la NBA con un cuerpo de hombre pese a tener solo 19 años, tal y como recuerda Stephen Silas, entrenador asistente durante su primera temporada en Cleveland: “No tenía nada que ver con los rookies que había visto hasta entonces. Su capacidad atlética acompañó a ese gran cuerpo, que era increíble. No lo había visto antes y no lo he vuelto a ver desde entonces”.

13 temporadas después, acumula un total de 46.861 minutos en la liga, 5.532 más que Larry Bird en ese mismo periodo -salvando las distancias entre la preparación de una y otra época. En una comparativa más contemporánea, Kobe Bryant ha llegado hasta los 57.278 minutos en sus 20 temporadas en la NBA. A este ritmo, LeBron podría alcanzarle al final de su 16ª campaña.

Siempre a la vanguardia

Además de sus cuidados, LeBron siempre ha tratado de buscar nuevos métodos para alargar su carrera. Él fue unos de los primeros en usar las cámaras de crioterapia con nitrógeno líquido y nunca ha escatimado en invertir en este sentido. “Destina mucho dinero a cuidar su cuerpo y eso no lo hace todo el mundo. Mucha gente se piensa que es un gasto excesivo, pero ese gasto le ha permitido ganar mucho más dinero durante un largo periodo de tiempo”, cuenta su excompañero y amigo, Mike Miller.

Ahora, LeBron encara su 14ª temporada y su entrenador, Tyronn Lue, planea dosificarle todo lo posible. Pase lo que pase, ‘King’ James tiene la receta para rendir al máximo durante todo el año: trabajo y dedicación.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de BASKET4US

image beaconimage beaconimage beacon