Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

LeBron y sus Heat se cruzan ante la incógnita que son los Pacers

AS AS 17/05/2014 Manuel de la Torre
LeBrona James y Paul George, en plena batalla durante las pasada final del Este. © Proporcionado por AS LeBrona James y Paul George, en plena batalla durante las pasada final del Este.

Indiana y Miami protagonizarán la final que casi todos esperaban en el Este. Los dos únicos equipos que alcanzaron las 50 victorias en dicha Conferencia (por los siete que lo lograron en el Oeste) repetirán el duelo de la temporada pasada para acceder a las Finales. Para volver a encontrarse, ambos han tenido que atravesar caminos opuestos en estos playoffs. Mientras que los Heat apenas han encontrado dificultades ante Bobcats y Nets (8-1), los Pacers se han visto en varias ocasiones entre la espada y la pared, especialmente en la primera ronda ante Atlanta (4-3). Después, ante los Wizards (4-2), mezclaron notables actuaciones con grandes lagunas.

Por cosas como esta, y pese a ser el mejor equipo del Este en la liga regular, Indiana acude a la cita de incógnito. Para despejar las dudas, resultará clave conocer el papel que ostentará Roy Hibbert. Si hay algún punto débil en la concepción de la plantilla de Miami ese es el juego interior y es aquí donde el pívot de origen jamaicano entra en cuestión. Si se mantiene centrado, y la ansiedad no le juega una mala pasada, existen pocos jugadores como él capaces de hacer tanto daño a la defensa de los de Spoelstra (así como de frenar las penetraciones de LeBron). Por ello, Frank Vogel necesita recuperar su mejor versión, aquella que ofreció en los pasados playoffs y en los inicios del presente curso; ya que de seguir rindiendo al nivel tan irregular (rozando lo bochornoso en ocasiones) de los últimos meses, los Pacers lo tendrán aún más complicado.

No obstante, en Miami prefieren ser cautos respecto a este tema y no olvidan el quebradero de cabeza que significó el pívot a lo largo de la pasada final de Conferencia, en la que promedió 22,1 puntos, 10,4 rebotes, 1 tapón y con excelentes porcentajes tanto en tiros de campo (55,6%) y libres (80,4%). Por ello, desde la franquicia ganadora del anillo en los dos últimos años se habla de la posibilidad (LeBron y Wade lo dan por hecho) de incluir a Udonis Haslem en el quinteto en detrimento de Shane Battier con el objetivo de añadir una mayor potencia física para intentar frenarle.

Más allá del factor Hibbert, la serie esconde otra serie de claves que pueden resultar igual o más desequilibrantes. La primera de todas, el excelente estado de forma que atraviesa un intratable LeBron James. Sus 30 puntos, 7,1 rebotes y 4,7 asistencias en lo que va de playoffs no reflejan el grado de influencia y dominio del juego que ha adquirido del cuatro veces MVP. Cada vez es mejor jugador, lo que hará que Paul George, un excelente defensor, deba extremar la atención sobre él. Tal esfuerzo extra en su propio aro puede desgastarle de cara a contar con la frescura y claridad necesarias para resolver en ataque en los últimos minutos. El duelo que dirimirán ambas estrellas se antoja decisivo.

Entre los menos mediáticos, David West se ha convertido en un hombre transcendental en Indiana. Su regularidad y liderazgo en la sombra mantuvieron con vida a los suyos en los momentos de mayor complicación. Nadie duda de que ante Miami seguirá siendo igual. Enfrente tendrá a un menos protagonista Chris Bosh, pero igual de eficaz. Su acierto desde la línea de tres puntos (como sucedió en el quinto encuentro ante Brooklyn) es un arma más para los de Spoelstra.

Repasando los banquillos, en nombres, el de los Heat resulta más potente que el de los de Indianápolis. Sin embargo, la veterana segunda unidad de los de Florida ha hecho que su peso en el juego se reduzca respecto a temporadas anteriores. No obstante, cuentan con la experiencia, la clase y la veteranía de uno de los mejores tiradores de siempre: Ray Allen. Estando bien, no encuentra quien le haga sombra en el banco pacer.

Tampoco conviene dejar de lado el factor cancha, el cual será esta vez favorable para la franquicia que preside Larry Bird. No es un detalle menor. Hace doce meses los Heat consiguieron el pase a las Finales en el séptimo encuentro con el apoyo de su público. En la regular season, ambos consiguieron dos victorias, cosechadas en los partidos de casa.

Todo esto estará aderezado con una alta dosis de tensión e intensidad, lo que probablemente hará que surjan chispas y piques entre los jugadores con el transcurrir de la eliminatoria. Lance Stephenson (será necesario que no haga la guerra por su cuenta) ya anunciado que intentará explotar el principal punto débil de Dwyane Wade: sus rodillas. “Tengo que ser muy agresivo y hacerle correr”, ha anunciado. En busca del ‘threepeat’, los Heat afrontan el penúltimo escollo ante unos Pacers que llevan preparándose todo un año para este momento.

PRONÓSTICO: 

Indiana Pacers 2 - Miami Heat 4

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon