Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Llega la hora del fútbol

AS AS 12/06/2014 Santi Giménez

Por fin ha llegado la hora de la verdad y ahora la pelota recobrará el protagonismo que hasta el momento le han quitado las protestas sociales, los retrasos en las obras, las acusaciones de corrupción y un caos organizativo que únicamente podrá disiparse si sobre el césped se ve un gran espectáculo. De momento, el Mundial 2014 empieza perdiendo. A los futbolistas, los grandes olvidados hasta el momento, les toca remontar.

La primera oportunidad para que se empiece a hablar de fútbol será esta tarde (22:00 en España) en el Arena Corinthians en el partido inaugural que enfrentará a Brasil contra Croacia, después de una ceremonia inaugural que empezará 45 minutos antes del partido (durará 25 minutos) y en la que participarán 600 personas. Los cantantes Pitbull, Clara Leite y Jennifer López la cerrarán interpretando We are one, el himno oficial de la Copa. A partir de ahí, hablará la pelota.

Brasil saldrá a jugar con su equipo de gala, el de máxima confianza de Scolari. El mismo once que ganó la Copa Confederaciones a España hace un año. Todas las miradas estarán puestas en Neymar, del que todo el país espera que se consagre y que sea la gran estrella del campeonato. No obstante, Brasil vive una tensa espera, ya que las últimas actuaciones de la selección, especialmente ante Serbia hace cinco días, no fuero todo lo satisfactorias que era de esperar.

Croacia se presenta como un temible enemigo que no tiene nada que perder y que ha demostrado un gran crecimiento en los últimos tiempos de la mano de Modric, Rakitic y Kovacic. El hándicap será la baja de Mandzukic, sancionado, cuyo puesto será ocupado por Eduardo.

Croacia contará con el apoyo de su ‘torcida’

Croacia no estará sola hoy en el Arena Corinthians. Se calcula que casi 5.000 aficionados balcánicos estarán en las gradas del estadio (con capacidad para 62.600 espectadores). Muchos de ellos llegan desde Split y son miembros de los ruidosos Hajduk Torcida, el famoso grupo ultra del Hajduk Split que se fundó en octubre del 50 como homenaje a la afición brasileña. Por tanto, habrá duelo, desigual, de torcidas en el estadio. Parte del contingente de los croatas que irán al estadio son brasileños de Sao Paulo, una ciudad que es un crisol de razas. Proceden del barrio de Mooca, donde conviven desde hace décadas con inmigrantes de origen italiano.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon