Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Llegar líder al Clásico no es sinónimo de victoria

SPORTYOU SPORTYOU hace 1 día Marc Fuster
Llegar líder al Clásico no es sinónimo de victoria © Getty Images Llegar líder al Clásico no es sinónimo de victoria

Luis Enrique no es amante de las efemérides. En la rueda de prensa previa al encuentro de Copa del Rey ante el Hércules, el entrenador del FC Barcelona no quiso responder qué recuerdo tiene del 5-0 que el Barça endosó al Real Madrid en el Camp Nou en 2010. Pese a ello, hay un dato que invita al optimismo para los azulgrana si se deciden a tirar de memoria: ir por delante en el Clásico no siempre fue sinónimo de victoria.

Un duelo entre Barça y Madrid es ajeno a casi toda dinámica. En el Clásico, importa poco quién vaya primero, como se aprecia observando lo sucedido en los diez últimos. En el más reciente, el Real Madrid llegaba a 10 puntos y el Barça tenía la ocasión de sentenciar la Liga en casa. Los blancos dieron la vuelta a la situación, remontaron el partido con uno menos y los de Luis Enrique entraron en una espiral negativa que lograron salvar a final de temporada: ganaron la Liga, como era de esperar, pero con sólo un punto de ventaja sobre el Madrid.

Algo similar sucedió en la temporada 2014-15, la primera del asturiano como entrenador. El Barça llegaba primero al Bernabéu, con el Real Madrid tercero, pero los hombres de Carlo Ancelotti vencieron por 3-1. A partir de ahí, el Madrid inició una racha victoriosa que no se desvaneció hasta enero, ante el Valencia, y le mantuvo en el liderato hasta marzo. Había sucedido algo así la temporada previa, con el Tata Martino como entrenador azulgrana. El Barça llegó a Madrid con desventaja de cuatro puntos y una exhibición de Leo Messi (3-4) dejó al Madrid muy tocado. Aquella Liga no la acabaría ganando ninguno de los dos: el que más partido sacó de aquel encuentro fue el Atlético de Madrid.

Rebobinando un año más, en la recordada Liga de Tito Vilanova, el Barça llegaba con 16 puntos de ventaja respecto a los blancos. Los culés daban por hecho que aquel Clásico caería del lado catalán, más aún cuando José Mourinho dejó en el banquillo a Cristiano Ronaldo. El 2-1 sirvió para frenar los ánimos azulgranas y para que el portugués se redimiera en su última temporada como entrenador madridista.

La última vez que los azulgrana llegaron en la misma situación que ahora, a 6 puntos del Real Madrid, fue en las 2011/12. El Barça ganó en el Bernabéu por 1-3 y el partido sirvió para recortar distancias, pero no para dar un vuelco a la clasificación. Los blancos se llevaron aquel título con una cifra récord de 100 puntos que superaría el Barça al año siguiente.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon