Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

"Lloré mucho durante mi lesión y ahora tengo la recompensa"

AS AS 20/03/2014 Isabel Roldán

Sandra Hernández (La Palma, 25-5-1997) es una futbolista con mucho coraje. Tras superar una grave lesión de rodilla que la ha mantenido casi un año alejada de los terrenos de juego, ha vuelto para demostrar todo el fútbol que lleva en sus botas.

La centrocampista de la Sub-17 de Jorge Vilda, que ya tuvo unos minutos en el debut de España en el Mundial de Costa Rica ante Japón, completó un gran encuentro ante Nueva Zelanda, en el que abrió el marcador en el minuto 3. Sandra, que ya en la concentración de Las Rozas, hablaba de todo lo que suponía estar en este Mundial, estaba feliz por su actuación: "Para mí venir a este Mundial ha sido un premio y estoy muy contenta porque todo mi esfuerzo está teniendo su recompensa. Estoy feliz por el gol, pero sobre todo porque me encontré muy bien durante todo el partido. Es inevitable que se te pase por la cabeza los malos momentos que he vivido. Los primeros cuatro meses fueron muy oscuros, muy difíciles porque ves que no avanzas, pero al final con la ayuda de familiares, amigos y cuerpo técnico lo conseguí. Lloré mucho durante mi lesión, pero ahora estoy teniendo mi recompensa".  

La jugadora del Sant Gabriel recuerda su mala fortuna: "Me lesioné justo un día antes de venir a la Selección para jugar el anterior Europeo y desde entonces me metí en la cabeza la idea de jugar un Mundial. Luchando y con sacrificio y constancia lo he conseguido". 

Sandra Hernández, centrocampista de la Sub-17 y del Sant Gabriel. © Felipe Sevillano. Sandra Hernández, centrocampista de la Sub-17 y del Sant Gabriel.

Superar su lesión no es el único obstáculo al que se ha tenido que enfrentar Sara. Su pasión por el fútbol le empujó a dejar su Canarias natal para fichar por el Sant Gabriel de Barcelona: "Llevo fuera de casa desde hace dos años. Me trasladé a Barcelona cuando tenía 15 años. No dudé en dejar mi familia y todo por el fútbol para cumplir mi sueño. Es un sacrificio. Vivir sin tu familia no es fácil porque te exige ser muy responsable y tener los estudios muy controlados". 

La madurez de Sandra se complementa, como ocurre con el resto de jugadoras de la Selección, con su carácter competitivo. Tras la victoria ante Nueva Zelanda sólo piensan en ganar el domingo a Paraguay para alcanzar los cuartos de final: "Ha sido un pasito muy importante. Ahora tenemos que ganar sí o sí a Paraguay. No hay otra opción porque queremos estar en esos cuartos de final. El equipo está muy bien y con una actitud muy positiva y vamos a darlo todo para conseguirlo. 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon