Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Llull y Reyes meten al Madrid en su tercera final consecutiva

AS AS 12/06/2014 Ricardo González
Sergio Llull dobla el balón ante Kuzminskas. © Proporcionado por AS Sergio Llull dobla el balón ante Kuzminskas.

En esa vía muerta en la que había entrado el Madrid, mitad desilusión y mitad cansancio físico y mental por empacho de baloncesto, necesitaba un gran aliciente para escapar de la apatía. Y lo encontró en Málaga. El aluvión de críticas tras el tercer partido y las dudas vertidas sobre equipo fueron el combustible que alimentaron el deseo de los de Laso. Cuentan que en la edad de piedra, cuando cada día era una lucha por la supervivencia, no había espacio para la depresión. Pues bien, al Madrid la agonía de la semifinal le quitó la tontería, ese estado mohíno que arrastraba desde Milán. Ya no había espacio para las cuitas, sino que le tocaba remangarse y luchar por la supervivencia. Vida o muerte, no habrá quinto partido esta vez, quinto malo.

Ganó el Madrid (3-1) y ya está en la final de la Liga Endesa. La tercera consecutiva, algo que no lograba desde 1994 con Sabonis. La sexta seguida en todas las competiciones, desde la final ante el Olympiacos en mayo de 2013 hasta ahora. Esta es la serie: Euroliga, Liga, Supercopa, Copa, Euroliga otra vez y ahora la Liga. Y lo consiguió después de una batalla durísima, con el Unicaja forzando una prórroga después de siete tiros fallados por los blancos en los últimos tres minutos, con un Felipe Reyes y un Sergio Llull descomunales. Entre ambos, 44 puntos, 22 por barba. Un Carlos Suárez de Selección intentó darles réplica. Se quedó cerca. El Unicaja ha vuelto a llamar a la puerta. La próxima campaña se le espera desde el principio.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon