Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Lo difícil es lo razonable

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 03/05/2014 Mònica Planas

Medio año después del estreno de la edición nocturna de Deportes Cuatro, el espacio se afianza como una idea coherente y práctica. Mantiene un equilibrio prudente entre información y opinión, algo muy difícil de conseguir en los tiempos mediáticos que corren. Hasta algunos de los colaboradores del programa, que en Tiki Taka los vemos despotricar, gritar y ofrecer actitudes extremas, en Deportes Cuatro Noche son incluso capaces de mostrar lo que debe ser su mejor versión, cada uno dentro de sus posibilidades.

El responsable de este equilibrio ha sido en gran parte Jesús Gallego, al que se le nota cómodo en el contexto. Sin perder la naturalidad explicativa propia de la línea editorial de Deportes Cuatro, mantiene un tono periodístico y sensato. No ha caído en los "efluvios amanolados" que tanto arrastran. Su actitud se contagia. No se pierde la singularidad de cada colaborador pero tampoco se hipoteca el tono global del programa. Es difícil mezclar opinión e información. Quizá en una era en que se está haciendo abuso de ello con alevosía y ganas de enfurecer al espectador, no se ha dado tiempo a la audiencia para aprender a tolerar esta mezcla sin la necesidad de sentirse molesto.

Se ha dejado poco margen a la audiencia para entender que incluso en la disparidad de opiniones se puede consumir un formato. Del informativo clásico nos arrojaron al festival del impacto y las tertulias desgarradas. Los Deportes Cuatro del mediodía ponen énfasis en el contenido y la emoción. Los de la Noche buscan la reflexión, sin renunciar al sello identificativo de la cadena. Mantiene la obligada amenidad de sus vídeos y, con acierto, han eliminado los sketches de humor que no estaban a la altura.

Se confunde a menudo entretener con hacer gracia y se exige al espectador que en un solo programa experimente un crisol de sensaciones. Es absurdo e innecesario. Se tiende, por error, a que la genialidad está en los extremos. Y a veces, lo más difícil es conseguir lo razonable. Deportes Cuatro Noche está en esta situación. Sin hacer tanto ruido, pero contribuye a proporcionar mejor imagen

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon