Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

"LO MÁS DIFÍCIL NO ES GANAR, SINO VOLVER A GANAR"

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 01/06/2014 Jon Zubieta

Bilbao

Lo sucedido en la ya pasada temporada ha alcanzado tal nivel que habrá quien piense que es de obligado cumplimiento repetir faena en el próximo ejercicio o llegar a cotas semejantes. Pero la empresa es de tal calibre que hay que estar precavidos. Por eso Ernesto Valverde incidió en lo complicado que resultará volver a la gloria de un año mágico. "Parece que cuando empieza una temporada el punto de partida es la temporada anterior. El año que viene la expectativas van a ser o pueden ser muy altas. La Champions será muy exigente, la Europa League también lo sería. Cuando ganas siempre parece que eso es sencillo y te viene dado porque sí. Ganar y como lo hemos hecho este año es algo excepcional. La afición del Athletic es suficientemente inteligente para saber que el año que viene va a ser un año difícil, porque ganar es complicado. Lo más difícil no es ganar, sino volver a ganar. Ya sabemos que será difícil, pero lo tenemos que intentar".

El técnico se explaya en esta consideración en una larga entrevista realizada por el club y difundida a través de su página web. Txingurri indica de arranque que "la temporada ha sido extraordinaria", se congratula de que "el equipo ha mantenido una línea constante desde el inicio" y resalta el mérito que supuso conservar el cuarto puesto desde que accedieran a él desde la victoria ante el Barça. "Eso tiene un valor importante, porque lo normal siempre es fluctuar un poco", destaca.

Para que ese rendimiento haya sido tal la mentalización fue determinante. Lejos del Botxo había que hacerse notar. "La fortaleza en San Mamés ha sido muy importante. Estábamos especialmente mentalizados para mejorar fuera de casa, nos estábamos muy contentos por cómo nos estaba yendo las cosas. Regularizar nuestro juego para que fuera constante tanto en casa como fuera nos costó un poco. Fuera hemos ido en una línea ascendente. La clave ha sido perder el respeto que se le tiene a jugar en campo ajenoe ir a por todas", dice.

Con esa fijación de mejora y con la cautela necesaria, fueron poco a poco labrando un porvenir que devino en una sucesión de puntos que les encumbró a un nuevo cielo. "Al principio de temporada al fijar un objetivo sí que fui un poco cauto, porque el año anterior había estado luchando por los puestos de abajo hasta dos o tres jornadas antes. Acabó con 45 puntos. Aventurar que íbamos a estar muy arriba no lo hice, porque es algo que se puede dar durante el año, pero se ha ido viendo a medida que pasaban las jornadas. Sí es cierto que estaba pensando que el equipo podía estar peleando por Europa, tenía esa ilusión, pero plantearnos la posición del cuarto puesto al principio la veía un poco lejana, pero según han ido avanzando las jornadas ya vi que era factible", explica.

Valverde continúa con esta reflexión para señalar que al comienzo de la segunda vuelta fue "cuando empecé a vislumbrar que aquello podía ser realidad, porque a pesar de había muchos partidos por delante veía muy al equipo, con una fortaleza importante tanto en casa como fuera y pensaba que podía ser factible". Luego ante los culés se logró el espaldarazo. "Ese día del Barcelona nos ayudó mucho", añade.

Pero ese éxito ya es historia y a la vuelta de la esquina hay que afrontar una nuevo ejercicio. En esta ocasión con una plantilla más numerosa. "Creo que este año vamos a ir a un número más amplio de jugadores -pretemporada- que el año anterior. Todavía no lo tenemos claro, pero posiblemente sea un número mayor teniendo en cuenta varias cuestiones, sobre todo el que haya una serie de jugadores que están saliendo de alguna operación o de alguna lesión y tengamos cierta incertidumbre con ellos, como puede ser Gurpegi, Aduriz. Ibai también saldrá de una lesión", describe.

Eso sí, habrá que conservar el núcleo del conjunto y ver qué se hace con los cedidos. "Lo que se necesita es mantener el bloque que tenemos. Nunca he sidoun entrenador de muchos cambios, puede que se incorpore algún jugador, algún chaval del filial, pero me gustaría dar continuidad al equipo. Hay que valorar lo que han jugado -los cedidos - en esos equipos, ver la progresión que han tenido", dice. Valverde también señala que está contento con los fichajes y recuerda que en el caso de los canteranos es muy difícil que lleguen al primer equipo el primer año y se instalen como titulares

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon