Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los cerebros de la F1 declinan la invitación de Ferrari

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 10/06/2014 Raymond Blancafort

Ferrari está teniendo dificultades para reclutar los mejores técnicos del paddock de la F1. 

Adrian Newey dijo 'no' una vez más a la Scuderia. Si en el pasado eran temas familiares los invocados, en la actualidad hay muchos otros detalles por los cuales el ingeniero británico no ha aceptado el desafío. "He montado el departamento técnico de Red Bull. Dejarlo ahora sería como abandonar a mi mujer", dijo Newey.

Ferrari le había hecho una oferta de las que 'no pueden recharzarse'. Unos 25 millones de euros, si bien una parte de este dinero era para 'comprar su libertad' ya que Newey tenía contrato con Red Bull hasta 2015. Aunque no se diga, seguro que además había muchas otras concesiones, desde ciertas libertades para hacerse con algunos colaboradores de su confianza hasta la posibilidad de hacer 'limpieza' en el actual departamento técnico. E incluso la posibilidad de algunas inversionestecnológicas, posiblemente costosas.

El desafío era tentador. Pero Newey tiene otros puntos de vista, otras inquietudes. No le gusta esta F1 que pone un corsé a la creatividad. Como dice Christian Horner "cada cosa inventamos y funciona es inmediatamente prohibida". Le gusta la vida familar lo suficiente como para vivir cerca de Londres y afrontar los 70 km diarios que separan su casa de Milton Keynes. Y sobre todo reniega de las batallas políticas -y en la sede de Ferrari ello parece asegurado- y las limitaciones impuestas; por ellas prefirió dejar McLaren, por ejemplo. 

Pero el no definitivo, según Autosprint, se produjo cuando Newey pidíó a Ferrari lo único que la Scuderia no podía darle: tiempo.

Adrian se tomó cinco años antes de hacer ganador a Red Bull, partiendo de cero: diseñando la nueva fábrica y departamento técnico. En Ferrari quizás no necesitaria tanto, pero sí al menos tres años. El tiempo que, por otra parte, precisaron Ross Brawn y Rory Byrne para hacer a Ferrara poco menos que invencible con Michael Schumacher. Y Ferrari no tiene prisa.

Un segundo técnico de valor ha dicho no a Maranello: Andy Cowell. Cowell es el responsable del grupo motopropulsor de Mercedes. El más eficaz y el más potente. Es aquí donde Ferrari tiene hoy por hoy una laguna importante con respecto a la marca de la estrella.

Ante estas circunstancias Marco Mattiacci quizás se verá abocado a contar con los técnicos actuales para crea un 'núcleo duro' y estable, pero a la vez mejorar el método de trabajo y agilizar la toma de decisiones. No es una tarea sencilla.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon