Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los clubs tienen pérdidas del 30%

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 20/05/2014 Jsoé Ignacio Huguet

Un año después del fiasco de Londres, la Euroliga ha vuelto a vivir una Final Four exitosa. A la habitual pasión deportiva que rodea a este evento se han unido en Milán tribunas llenas y un buen resultado económico.

La Final Four es la perla de la corona, una máquina de hacer dinero para la Euroliga, que precisamente por ello se mantiene intocable en su proyecto de remodelación de la competición, desvelado el pasado viernes en exclusiva por Mundo Deportivo y confirmado este fin de semana por el propio Jordi Bertomeu. La Euroliga prevé cambiar en 2015-2016 su sistema de clasificación. A través de un sistema de ascensos y descensos (3), su vía de acceso será la Eurocup, para la que clasificarán las diferentes ligas nacionales.

Pero aparte de los resultados deportivos, otros factores podrán determinar la continuidad o no de los equipos en la Euroliga pues la organización se reservará la facultad de dictar el descenso de un club si éste no cumple otros requisitos (económicos, de aforo, de comportamiento,…) que marque la competición.

Y es que, a diferencia de la Final Four, no es oro todo lo que toca la Euroliga. Mundo Deportivo ha podido saber que sus clubs están promediando unas pérdidas anuales situadas en torno al 30%. La Euroliga aspira a hacer cumplir sus reglas de 'fair play' económico, que hoy se salta todo el mundo, y a buscar compañías multinacionales que inviertan en su producto, si es posible como socias.

La intención de la Euroliga es consensuar todo este cambio con las diferentes ligas nacionales y, en especial, con la Liga Endesa, con la que más desencuentros ha tenido en los últimos tiempos. La idea es ir de la mano en el grueso de aspectos que rodean al basket, desde las reglas técnicas hasta las económicas, con especial atención a la armonización de los calendarios. En principio la Euroliga no tiene en mente mover sus jornadas al fin de semana, en parte porque ha descubierto que son unos días que ofrecen más problemas que beneficios al estar ya saturados de deportes y ser un paso que no interesa a sus partners televisivos. Abrir el acceso a la Euroliga a cualquier equipo ACB (a través de la Eurocup) y no invadir su calendario pueden ser pasos decisivos para acabar firmando una paz que le haría mucho bien al basket español

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon