Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los deberes navideños de Rafa Benítez

SPORTYOU SPORTYOU 22/12/2015 sportyou
Los deberes navideños de Rafa Benítez © Getty Images Los deberes navideños de Rafa Benítez

Rafa Benítez se ha marchado de vacaciones de Navidad a Liverpool con el Real Madrid tercero en la Liga, a dos puntos del Barcelona (que tiene un partido menos), clasificado para los octavos de final de la Champions League y eliminado de la Copa del Rey por alineación indebida. El técnico se lleva a Inglaterra una carpeta llena de deberes por todo lo que ha recogido desde que arrancó su proyecto como máximo responsable en el banquillo blanco. No es el momento de poner nota al trabajo del entrenador, sino que toca hincar los codos y buscar soluciones a los problemas que han lastrado de manera notoria el caminar del equipo en las distintas competiciones. El técnico tiene cinco grandes temas que solucionar antes de que se enquisten más de lo que ya están.

Equipo reconocible. Uno de los principales problemas del entrenador del Real Madrid es no haber logrado confeccionar equipo reconocible durante estos cinco meses de competición. A qué juega este Real Madrid es la principal pregunta que se hacen tanto socios y aficionados como medios de comunicación. El juego del equipo desprende una sensación de desgobierno que ha provocado la ira de la grada. La falta de un sistema y de un patrón definido de juego han alimentado las dudas sobre la idoneidad de su fichaje por el club blanco.

Mejorar el feeling con los jugadores. Es vox populi que Benítez no ha conectado con sus jugadores y que ha tenido roces con varios, entre ellos los pesos pesados como Sergio Ramos, Cristiano Ronaldo, James Rodríguez, Toni Kroos o Isco Alarcón. El último ha sido Isco, al parecer cazado en el banquillo haciendo un gesto impropio cuando el Rayo marcó el segundo gol en el Bernabéu este fin de semana.

Conectar con la grada. No le resultará sencillo remontar el ambiente hostil que hay en la grada hacia su persona. Los pitos son llamativos y frecuentes cada vez que su nombre se anuncia en el videomarcador del Santiago Bernabéu. Sus continuas justificaciones ante los medios de comunicación refugiándose en los números y la falta de autocrítica, unidas al mal juego del equipo le han trasladado al centro de la diana de las críticas. La solución no parece sencilla porque ha calado el mensaje del Benítez defensivo y borrarlo implica una mejoría notable en el juego y en los resultados. No será fácil convertir los pitos en aplausos, salvo que el equipo juegue bien y haga goles.

Soltarse el corsé. A Benítez se le acusa de perdida de identidad, de no ser él mismo, y de plegarse en las alineaciones a los mensajes directos e indirectos que llueven desde la zona noble del estadio. Los que le conocen dicen que este no es el Benítez puro y que está infectado por la herencia de anteriores problemas y hábitos, poco saludables para la confección de un equipo competitivo. El yugo de la BBC y de James Rodríguez condicionan el desarrollo de su patrón y hay quien se atreve a decir que está atado de pies y manos.

Cerrar capítulos. Benítez tiene infinidad de capítulos de problemas abiertos. No cierra uno cuando se le abre otro. El affaire de Karim Benzema con la justicia francesa; la filtración de la gordura de James Rodríguez; la posible marcha de Cristiano Ronaldo; los mensajes cruzados con Sergio Ramos; el eterno malentendido con los médicos; los descansos a Marcelo, respondidos vía Twitter...

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon