Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los goles de Messi

SPORTYOU SPORTYOU 15/03/2016 Javier Coloma
Los goles de Messi © Getty Images Los goles de Messi

A lo largo de los años hemos aprendido a entender a Leo Messi como un elemento sobrenatural. Aunque jamás se ha negado su talento, hubo un tiempo en el que se habló de que era un futbolista con ciertas dosis de buena suerte. Surgió cuando empezamos a interiorizar su juego, cuando comenzábamos a entender sus automatismos, cuando un Messi mucho más limitado que el actual nos enseñaba su tendencia a recoger el balón desde la banda derecha y a recorrer el ancho del campo amagando y arrastrando piojos en su camino.

Lo que se repite siempre en esa jugada es el trampantojo de verle tropezar. Sale trastabillado siempre pero nunca se cae, y por el camino va recogiendo balones que van golpeando en piernas rivales. Messi es el rey de los rebotes y, donde antes atribuíamos esas circunstancia a una cuota de buena suerte, ahora lo entendemos como algo mágico, como si estuviéramos dispuestos a entender que una porción de su talento es ciencia ficción y aceptásemos con complacencia unas leyes físicas distintas, como si ver jugar a Messi fuera entrar en Matrix.

Esta temporada ha fallado tres penaltis (siete en toda su carrera) y otro se negó a ejecutarlo para regalárselo a un compañero. Si entendemos su talento como algo fantástico, quizá debamos entender sus errores de la misma manera. Quizá Messi no marque los penaltis para establecer unas condiciones mínimas a sus goles, como si a estas alturas cualquier gol no fuera digno de ser un gol de Messi.

Hay goles que comen bocadillos de atún y le preguntan a sus madres si alguna vez serán un gol de Messi. Otros se presentan a las galas y ante las cámaras lanzan guiños al jugador por si algún día quisiera trabajar con ellos, como si el argentino fuera el Tarantino o el Scorsese del fútbol. Hay goles que todos reconocemos ya como goles de Messi, pero no los marca Messi. Ha creado una escuela donde los futbolistas pintan como Monet sin ser Monet. Hay goles que estudian para ser goles de Messi pero se quedan por el camino. Lo intentan con todas sus fuerzas pero acaban en un intento elogiable que se marcha desviado. Acaban siendo pases a Munir, a Suárez o a Neymar.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon