Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los 'haters' de Richard Sherman nunca se aburren

Logotipo de SPORTYOU SPORTYOU 10/11/2016 Antonio Gil
Los 'haters' de Richard Sherman nunca se aburren © Getty Images Los 'haters' de Richard Sherman nunca se aburren

La personalidad de Richard Sherman le coloca constantemente en el ojo del huracán de las críticas y la polémica. El cornerback de Seattle Seahawks siempre habla y da que hablar. Es un maestro del trash-talk y la provocación, un genio a la hora de sacar del partido a sus rivales. Hace la vida imposible al receptor al que defiende cada encuentro, busca las vueltas al banquillo contrario con sus miradas retadoras y sus celebraciones, desespera a los entrenadores rivales con su actitud de superioridad. Es el pack completo de jugador al que amas cuando está en tu bando y odias cuando está enfrente. Y cuando protagoniza jugadas, el golpe propinado al kicker de Buffalo Bills en la última jornada de la NFL, obliga a todo el mundo a posicionarse.

Pongámonos en situación. Faltaban pocos segundos para el descanso del partido entre los Seahawks y los Bills, que tenían una jugada clara para chutar entre palos y sumar tres puntos. Sherman no estaba dispuesto a permitirlo, aunque para ello tuviese que abandonar antes de tiempo su posición en la línea defensiva. Así lo hizo y se abalanzó sin ningún obstáculo sobre el kicker, Dan Carpenter, y el encargado de acomodar el balón para que sea pateado. Abrió así la caja de los truenos. El cornerback tocó primero el balón con su mano y posteriormente golpeó con su cuerpo al rival, a la altura de las rodillas. La acción, muy peligrosa -a la par que aparatosa- fue sancionada por los árbitros con el 'fuera de juego' de Sherman pero sin considerar falta de 'roughing the kicker' (algo así como golpear a destiempo al pateador). El banquillo de Buffalo explotó, los fans de Buffalo explotaron, los haters de Sherman explotaron y las redes sociales echaron humo.

Sherman lo había vuelto a hacer. Había creado el desconcierto, había evitado una jugada que a la postre podría haber sido decisiva en la victoria de su oponente, había colocado a su equipo en la lanzadera de la victoria y se había convertido en el protagonista de una jornada más. Todo el mundo tiene una opinión. Algunos le justifican, otros le restan importancia y la mujer de Dan Carpenter quiere castrarle. Kaela Carpenter utilizó su cuenta personal de Twitter para subir una imagen de una herramienta para castrar animales, acompañada del texto: “Sé lo que hacemos en la granja cuando un macho no puede controlar su propia rabia”. El propio Sherman la contestó a través de la misma red social con un ristra de emoticonos llorando de la risa y deseándole un buen día.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon